viernes, 11 de abril de 2008

Verdeles al horno con panaderas

Hoy en la pescadería había unos verdeles que parecían recién pescados, aunque, por supuesto, ya llevaban un tiempo desde la captura a su puesta en venta al detalle. Este pescado de deteriora rápidamente y lo ideal seria procesarlo sin que pasase tiempo excesivo desde su captura, pero esto solo lo pueden hacer los viven en la costa.
Estos dos ejemplares los he preparado, uno abierto y con las espinas de las aletas quitadas, no así la central y el otro sin abrir. El primero era para los nietos y el otro para mi.
Aquí los tengo sobre el asador ovalado de San Ignacio, una vez limpios y salpimentados, los dejo en espera de tomar su ración de calor en el horno.
Como la idea del plato de hoy es acompañar los verdeles con unas patatas panadera, estas las he precocinado con anterioridad. El motivo es que el pescado en el horno solo va a estar 15 minutos, tiempo insuficiente para que las panaderas queden en su punto. Así que empiezo poniendo en un cazo la cebolla cortada en juliana con aceite de oliva virgen extra. Una vez salteada la cebolla
añado la patata cortada en discos. Añado agua sin cubrirlas y las pongo a cocer por 10/12 minutos.
Una vez semi-cocidas las acomodo en el asador ovalado San Ignacio sobre una ligera capa de aceite de oliva virgen extra. Como veis la cebolla la he puesto toda a un lado, el motivo a mis nietos no les gusta encontrarse trozo de cebolla, no es que no les guste su sabor, así que esta aromatiza el plato y luego puedo servirles las patatas y pescado sin trozos de cebolla.
Paso las patatas por el horno debajo del grill y cuando toman color
pongo los verdeles encima y horneo por 15 minutos a 180º C. El pescado abierto estaba justo en el punto que ya empieza a pasarse de cocción. El entero estaba en su punto, cuando la carne junto a la espina justo a perdido su color rosáceo.
Los últimos cinco minutos de cocción en el horno, este se puede subir a 200º C para darle un poco de color o bien encender el grill por unos minutos pero sin dejar de vigilar ya que en el último momento se puede quemar.
Aspecto de los verdeles ya en la mesa. En la mesa se emplató directamente del asador ovalado.

3 comentarios:

milcolores dijo...

Me encanta el verdel. Hace un par de fines de semana fuimos con unos amigos de Madrid a Zumaia. Comimos en el restaurante Talai-pe y yo pedí verdel a la parilla ¡Delicioso! Una de las responsables del restaurante nos explicó lo mismo. La importancia de comer el verdel bien fresco. El que degusté lo habían pescado esa misma mañana, y se notaba muchísimo.

Apicius dijo...

Hola Milcolores:
Pensaba que el Talai-Pe estaba en Guetaria, pero tal vez este confundido o hay más restaurantes con el mismo nombre.
La textura, sabor etc. del pescado fresco, es decir recién capturado no tiene nada que ver con el que estamos acostumbrados a comer normalmente.
Saludos.

Unknown dijo...

Aupa!! Buen artículo y mejor manjar.
El restaurante de Getaria cuyo nombre puede parecerse al que comentáis, será el Kaia-Kaipe (es como dos en uno, el Kaia arriba y el Kaipe abajo).
Si es en Zumaia, ni idea, no he estado a comer.