Mostrando entradas con la etiqueta bechamel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bechamel. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de enero de 2014

Pencas de acelga rellenas y con salsa de alemdras

Estas pencas de hoy van a ir rellenas con una bechamel del jamón y queso.
Comienzo cociendo las pencas para tenerlas listas cuando la bechamel esté oficiada.
El jamón lo troceamos bien y lo salteamos, 

sábado, 23 de febrero de 2013

viernes, 11 de enero de 2013

Chuleltillas de cordero rebozadas en bechamel o a la villeroy

Esta preparación es deliciosa y muy práctica para un buffet o comida informal para tomarla de pie, por supuesto que resulta igualmente agradable en una comida formal sentados a la mesa.
El inconveniente de esta preparacion son dos, primero proveerse de chuletillas de cordero de leche y que sean todas de palo y la segunda, dan un poco de trabajo, pero una vez que las hemos realizado las satisfacciones son tantas que merece la pena oficiar este plato.
Aspecto de las chuletillas de cordero.
                            

jueves, 25 de octubre de 2012

Lasagna enriquecida con paté.

De vez en cuando le hago a mi nieto y por supuesto todos comemos, una lasaña, siempre me dice que es la mejor que come, un poco pelota ya es, no les parece.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Conchas de mejillón rellenas

Siguiendo con las preparaciones que contengan mejillones hoy les presento unas conchas de mejillón rellenas con sus cuerpos y bonito en escabeche. Para ellos cocemos unos mejillones con un poco de vino blanco, medio vasito.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Coliflor con bechamel al sabor del curry

Esta preparación es bien sencilla. Tomamos una pella de coliflor y la hervimos en agua con sal al gusto. Una vez la coliflor cocida, a mi me gusta que quede al dente, pero se puede cocer más y la tendremos más cremosa en boca.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Romanesco con gratinado de bechamel al queso

A pesar que esta planta hortícola ya es mencionada en el siglo XVI en Italia como "broccolo romanesco", no era muy conocida por los años 80, ahora ya es bastante popular en los mercados. Dicen que es un híbrido de brocoli y coliflor. Normalmente su color es de un verde claro y muy fina de sabor. Es rica en vitamina C. Este se ve con partes blancas debido a que ha estado tapada con sus hojas y no le ha dado la luz.
El romanescu se puede preparar de diferentes maneras, las que más me gustan a mi, son simplemente cocidas y luego un aliño de aceite de oliva virgen extra y zumo de limón, o como en este caso con una salsa bechamel al queso y luego gratinado.
La cocción se hace rápida y en unos 12/18 minutos estará al punto. Si se cuece en olla rápida, se cuece en un suspiro.

viernes, 21 de enero de 2011

Bocados calientes o fritos calientes


Unos fritos son muy útiles para un buftet, aperitivo o entrante. Son sencillos de hacer, no dan mucho trabajo y los resultados son muy buenos ya que a todos gustan. Preparamos unos cortes de jamón de york y queso, otros de huevo cocido, de un huevo salen 6 fritos y en el caso de hoy unas lonchas de lomo embuchado.
Se hace una bechamel, cuanto más ligera la hagamos mejor, pero hay que tener en cuenta que luego hay que manipular los fritos. A la bechamel se le puede dar un toque de nuez moscada, le va muy bien. Una vez la bechamel lista, en caliente, vamos pasando lo que va a ser el relleno del frito por ella y dejamos enfriar.


domingo, 12 de diciembre de 2010

Champiñones rellenos con bechamel de jamón y posterior rebozado.

No es la primera vez que hago champiñones rellenos, lo que si es la primera vez, que después de rellenos los he empanado y frito. La experiencia ha sido buena y los champiñones han quedado con una superficie crujiente muy agradable.
Para esta preparación me he provisto de unos champiñones hermosos a los cuales les he desprovisto del pie y con un vaciador de vegetales, he torneado un poco el interior de los mimos, quitando las laminillas.

sábado, 20 de febrero de 2010

Huevos carlistas enriquecidos

Estos huevos carlistas se ofician en casa frecuentemente, es una preparación que me la suelen reclamar los nietos, en esta ocasión y después de algunos años sin hacer ninguna modificación, he incluido un par de ingredientes adicionales, queso y jamón.
El comienzo, freír los huevos con la ayuda de un aro de cocina para que nos queden todo redondos y del mismo tamaño.

martes, 1 de septiembre de 2009

Calabacín relleno de marisco y salsa bechamel al tomate con paté de foie

Normalmente estamos acostumbrados a rellenar calabacines con carne y luego rematarlos con una salsa española. Estos dos ejemplares en esta ocasión los voy a rellenar con langostinos y palitos de cangrejo. En realidad estos palitos se denominan kanikama y fueron desarrollados en Japón hace casi mil años, aunque en forma industrial no aparecieron hasta 1960. Estos bastones están conformados en casi el 75% del producto por fletán y en diferentes proporciones harinas, almidones, clara de huevo, en algunos caso lleva leche tambien. El color rojo de la superficie se lo da el pimentón o algún colorante E y cuando son anaranjados el colorante E-102.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Coliflor al horno con bechamel y queso

Para esta preparación pondremos en una olla una pella de coliflor, prieta y sin manchas.
Ponemos muy poco agua con sal al gusto en la olla, en la olla express que tengo, cuando empieza a salir vapor, apagar el fuego y cuando se puede abrir la coliflor está cocida.
Una vez la coliflor cocida, la tenemos en el cestillo, para que drene la mayoría del agua.
Ponemos los ramos de coliflor en una fuente de horno,
ponemos salsa bechamel y encima de esta una buena capa de queso rallado emmental y la metemos en el horno, debajo del gratinador hasta
que el queso adquiera un bonito tostado.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Coliflor al gratin

Un plato que en mi opinión es muy agradable y se hace rápido 30 minutos, minuto arriba/abajo.
Comenzamos cortando la coliflor en ramos, lavamos y ponemos en una cazuela cubierta de agua y salada al gusto. Una vez en el fuego 20 minutos de cocción serán suficientes, al menos para la textura que a mi me gusta.
Durante la cocción de la coliflor y en sartén o cazuela baja poner una cucharada de aceite de oliva virgen extra y una nuez de mantequilla. Poner a fuego suave y
cuando se ha fundido la mantequilla, añadimos un par de cucharadas de harina y la cocemos bien con la grasa
para matar el sabor a harina cruda.
Una vez terminado el paso anterior, dejar que se enfríe un poco y añadir la leche que vamos a utilizar, en este caso medio litro aproximadamente. Con el batidor de alambre mover todo el conjunto para que no se formen grumos. Yo le suelo añadir a la bechamel un poco de nuez moscada rallada y salpimento al gusto.
Casi terminada la cocción de la bechamel, para este preparado tiene que quedar semi fluida, como si fuera una crema, el punto se obtiene añadiendo un poco más de leche, si nos hemos quedado cortos y la salsa está demasiado espesa o cociendo por más tiempo para evaporar liquido si la bechamel la tenemos demasiado liquida. En esta fase final añado queso rallado para que se funda en la bechamel y la aromaticé.
Durante la preparación de la bechamel ya tendremos la coliflor cocida, la ponemos en fuente de horno.
Aquí una ración para mi nieta de Irune de 2 años (26 meses). No se la he gratinado.
La coliflor la cubro con la salsa bechamel y sobre todo una buena lluvia de queso rallado.
3 minutos bajo el gratinador y aspecto final de la preparación.

viernes, 27 de junio de 2008

Espárragos al horno con abrazos de jamón y bechamel

Ya esta casi terminada la temporada de Espárragos, al menos, los de huerta de producción ecológica, los industrializados los tenemos de mejor o pero calidad y por lo tanto a mayor o menor precio durante todo el año.
A estos los he querido dar otro aire, aunque ya hice unos con jamón
en este enlace y otros con bechamel aquí, por lo tanto el de hoy es una combinación de ambos. Después de bien pelados, más vale pasarse que quedarse corto,
los ato en manojos según el calibre para darles a cada atadillo el tiempo de cocción necesario, para los gruesos don 12 minutos es suficiente. Naturalmente depende del gusto de cada uno. Los ponemos en un puchero en agua fría, previamente salada al gusto y una cucharilla de azúcar.
Después de cocidos, cada dos espárragos los abrazo con una loncha de jamón ibérico y los acomodo en una cazuela que pueda ir al horno.
Previamente he hecho una bechamel ligeramente especiada con nuez moscada y un poco de queso. La bechamel la pongo con los espárragos, pero poca, un 2/3 cucharadas a lo sumo cuatro. La parte del jamón no la salseo con la bechamel. Encima del jamón pongo un poco de queso parmesano rallado.
Antes de servir, poner la cazuela de horno debajo del gratinador para que se tueste un poco la superficie y a la vez atemperar el plato.

martes, 8 de abril de 2008

Alcachofas gratinadas con salsa bechamel al queso del Roncal

También en este plato hice cambios a última hora, las pensaba comer tal cual, cocidas y con una vinagreta como aliño, pero me sobro un poco de bechamel que hice para unos espárragos así que siguiendo el lema "aquí no se tira nada" cambie de idea y napé las alcachofas con la bechamel.
Puse las alcachofas ya cocidas, forma de hacerlo en este enlace o en este otro, en una fuente de horno
Napé lo anterior con bechamel y encima puse un poco de queso rallado.
Pasaron por el horno el tiempo justo para que la superficie tomase color y derechitas a la mesa.

domingo, 6 de abril de 2008

Espárragos de Navarra gratinados con bechamel al queso del Roncal.

Como tenía un kilo de buenos espárragos de Tudela, los he preparado de tres maneras distintas.
Esta primera se compone de unos espárragos ya cocidos, (14 minutos de cocción en agua con sal y una pulgarada de azúcar). Poner los espárragos en el agua fría y contar el tiempo cuando el agua rompa a hervir, por supuesto el tiempo de cocción dependerá del grosor de los espárragos.
Empezamos templando a unos 80º C. leche con queso rallado del Roncal, si lo hubiese cocido en agua o caldo, es a lo que Joseán Martínez Alija del Guggenheim de Bilbao llama suero de queso y con leche infusionada con queso hace unas cuajadas muy interesantes, pero sigamos con mi preparación, una vez bien disuelto el queso en la leche, la utilizaremos para hacer una salsa bechamel. Si hubiesen quedado grumos, que no deben quedar, pasamos la leche por un colador.
No se si será sugestión y me parece a mi, diferente esta bechamel que si echamos la ralladura de queso a la bechamel. El gusto de esta bechamel es un pelín ácida y con sabor al queso del Roncal apreciable.
La bechamel ya terminada y lista para cubrir los espárragos de Navarra.
Esta es la media docena que he empleado para este plato. Una vez cubiertos con la bechamel pasaron al gratinador, espárragos y bechamel estaban templados. En cinco minutos debajo del gratinador
salieron como podéis observar en esta instantánea.

martes, 18 de marzo de 2008

Romanescu al gratin con bechamel a la nuez moscada y queso Emmental

Esta romanescu de producción ecológica, esta un poco abierta y no tiene la presencia de las producción intensiva, pero el sabor compensaba que ya estuviese "Nacida", tal vez recolectada unos días tarde.
La corte en ramitos, aprovechando parte de los tallos que salen del troncho. Los puse a hervir hasta que estuvieron al dente.
Después de quitar el agua de cocción, puse la romamescu en una fuente de horno.
Preparé una bechamel clarita a la que añadí unas raspaduras de nuez moscada.
Cubrí toda la superficie con queso emmental rallado y metí al horno a 200º C por cinco minutos y luego bajo el gratinador por otros 5 minutos. Estos últimos con vigilancia para no quemar la superficie por exceso de tiempo bajo el gratinador.
Aspecto final de la preparación.

domingo, 16 de marzo de 2008

Alcachofas rellenas de jamón, bechamel al Ibérico y gratinado

Para esta preparación empezaremos por hacer una bechamel ligera aromatizada al jamón serrano.
Empezamos sofriendo unos taquitos de jamón en tpt de aceite de oliva virgen extra y mantequilla.
Una vez sofritos los tacos y la grasa impregnada de los aromas del jamón, añadimos harina hasta que absorba toda la grasa, damos unas vueltas por la sartén para que la harina se haga un poco. Si queréis que la bechamel os salga con color, tostar un poco en roux.
Sacamos la sartén del fuego, dejamos que el roux se quede tibio y añadimos la leche y en este caso un poco de caldo de jamón, movemos bien todo con el batidor y pasamos al fuego para la cocción de la bechamel. Una vez haya cocido y no tenga sabor a harina, la apartaremos del fuego y mientras se va enfriando le damos de vez en cuando unas vuelta para que no se forme costra. La bechamel tiene que quedar fluida, es decir como una crema.
Las alcachofas una vez cocidas, como se indica en este enlace, o en este otro (9º parrafo), o como tengáis costumbre de hacerlo, se vacían un poco y se acomodan en una fuente de horno. Las hojas que quiteis (una vez cocidas y raspada su pulpa) y lo que saquéis durante el vaciado se pueden utilizar en otros menesteres, por ejemplo en una ensalada o en una crema.
Rellenamos las alcachofas con los tacos de jamón, para lo cual pasamos la bechamel por el fino y así podremos manejar bien los tacos de jamón.
Encima de cada alcachofa ponemos una cucharada de bechamel y en la fuente ponemos también salsa bechamel. Ponemos queso rallado emmental, las metemos al horno, primeros 5 minutos a 200ºC y luego otros cinco bajo el gratinador.
Aspecto final del plato listo en la mesa.