viernes, 1 de junio de 2012

Hervido clásico de vainas

Una preparación clásica de toda la vida, al menos de la mía.
Para este hervido necesitamos unas vainas, cebolla un o dos dientes de ajo, zanahoria y patata. A las vainas les quito sus hilos , aunque las que hoy en día se comercializan a penas tienen hilos. 

Pongo en un cazo o cazuela, un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, la patata cascada, no cortada, en trozos, la zanahoria cortada en rodajas, la cebolla en trozos grandes y si son de pequeño tamaño enteras. 
Después de un breve salteado y cuando empiecen, sobre todo la patata y la cebolla, a tomar color, 
añadimos las vainas y acto seguido
el líquido de cocción que puede ser simplemente agua o un caldito de verduras que se tenga por la nevera. Una vez arranca el hervor se deja a fuego lento por unos 20 minutos.
Aspecto del hervido listo para ser servido. A la hora de emplatarlo se le puede añadir, si gusta, un poco de puré de tomate. Esta es una preparación que hace recordar los sabores que tengo en mi subconsciente, tal vez de los primeros purés de verduras que tome.

3 comentarios:

Laurita Piñero dijo...

No hay nada mejor para una reconfotar el estómago que un hervido como este, o una cremita de verduras, o una sopita del puchero. Un plato de cuchara caliente y muy ligero para sentirse bien por dentro y por fuera.

Un beso

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Yo nunca lo he llamado hervido, a pesar de serlo, pero lo como y lo guiso y me encanta tal cual, sin tomate.

Saludos

Apicius dijo...

Gracias Lauirita y Maria Pilar por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Que pasen un buen fin de semana.
Saludos