martes, 12 de junio de 2012

Tirabeques a la plancha, para emparedados o guarnición

Ya están llegando al mercado los primeros tirabeques de esta temporada, por supuesto son de cultivo kilómetro 0. En esta entrada a los tirabeques les voy a dar dos usos uno para realizar unos pintxos con anchoillas y otra para utilizarlos de guarnición.
Vamos con el emparedado.
Despuntados los tirabeque los paso por la sartén, en este caso, o por una plancha si se van hacer muchos, la sartén justo pintada de aceite de oliva virgen extra.


Marco los tirabeque por ambas caras y 
 los pongo sobre la tabla, en cada uno pongo una anchoa en aceite y termino el emparedado cubriendo la anchoilla con otro tirabeque. Francamente la combinación del sabor a campo del tirabeque con la anchoilla es magnifico, al menos para mí.
La segunda, para utilizarlos de guarnición.
Después de despuntados los tirabeques, 

 los salteamos en una sarten con un poco de aceite de oliva virgen extra y 
 cuando empiezan a tomar color y los tenemos al gusto, para mi, tienen que quedar al dente, añado la sal o como en este caso un poco de salsa de soja.
 Estos tirabeques son un perfecto acompañamiento como en este caso con unos lomos de lenguado empanados.


2 comentarios:

Carlos Egea García dijo...

Los tirabeques son de las verduras que más me gustan. Quedan a medio camino entre las judías verdes y los guisantes, con un sabor más cercano a los segundos. La lastima es que por estos lares cada vez es más complicado comprarlos (los últimos los encontré en super de El Corte Inglés) y siempre tienen un precio bastante algo (costaban más de 6€/kg.)
No los he usado nunca como propones y me parece una idea muy interesante. Me los imagina en un bocadillo con lechuga, tomate y pimiento morrón.
Gracias, Apicius.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Apicius dijo...

Estoy de acuerdo con las apreciaciones que haces de los tirabeques.
Mi suministrador, horticultor de Pobes, los tirabeque no los expone con el resto de productos, ya que el precio es muy aceptable y en una ocasión llegó un cliente, restaurador, y se llevo todos los que tenía, así que ahora nos los guarda a los clientes habituales.
Saludos