lunes, 20 de agosto de 2012

Tortilla de pan rallado

Otra receta re-editada para mantener vivo este blog mientras continúan los trabajos de reparación.

Estas tortillas de pan, no eran una novedad en el pasado, pero actualmente están casi en desuso.
Podéis ver este enlace y en breve pondré una reseña en la sección de historia.
Después de algunas pruebas para determinar las cantidades más idóneas para hacer la tortilla con pan rallado he llegado a las siguientes: 150 gramos de pan rallado o miga de pan de hogaza asentado de varios días, en otras palabras duro, 4 huevos y 250cc.de crema de leche y leche TpT.

Bato los huevos con la crema y leche,
 añado el pan rallado y salpimento al gusto.
 Se deja que el pan rallado embeba bien el liquido y se nos formara una pasta, si fuese demasiado compacta, aligerarla con un poco mas de leche.
 Una vez caliente el aceite de oliva virgen extra en una sartén, ponemos la mezcla a cuajar como si de una tortilla de patatas se tratara. Me pase un poco con el aceite, que en cuanto puse a cuajar la tortilla, se lo quité.
 Se le da la vuelta y se cocina por el otro lado. Sacamos la tortilla a un plato y se deja que vaya enfriando.
 Mientras hacemos una salsa pochando una cebolleta picada.
 Cuando la cebolleta comienza a tomar color, añadimos una cucharada de perejil , cuatro cucharadas de tomate y una tacita de buen caldo de carne. Se deja a fuego suave.
 En el almirez ponemos un diente de ajo, unas hebras de azafrán y media docena de avellanas.
 Majamos bien y
 lo desleímos con un poco de agua.
 Añadimos lo anterior a la sartén y lo cocemos todo junto. Si espesase, añadirle un poco más de caldo, tiene que quedar la salsa fluida.
 Cortamos la tortilla en bocados, para que nos sirva de aperitivo. Así mismo se puede tomar la tortilla, pero sabe un poco a pan, no es desagradable.
 En una fuente susceptible de ir al horno, se ponen los trozos de tortilla y se bañan con la salsa caliente. Se cuecen a horno fuerte durante diez minutos. Hay que cubrir la fuente con papel de aluminio o si tiene tapa mejor.
 Aspecto una vez sacada la fuente del horno. Se puede cocer encima de la vitro o en el butano. Esta cocción es necesaria para que la tortilla termine de cocerse bien en su 
 interior y por ende absorbe los sabores de la salsa. Tomamos unos tacos de aperitivo y fue del gusto de todos.
No voy a decir que es un preparado excepcional, está bien y en boca es agradable. El toque de esta salsa o de otra es necesaria para que el bocado quede bien equilibrado y pierda el ligero sabor a pan que tenía nada más sacada la tortilla de la sartén.
Creo que con esta tapa se puede sorprender a los invitados, como yo lo hice