sábado, 23 de abril de 2011

Cerveza de trigo, algunos pasos

Todos los pasos de la fabricación de cerveza casera se puede ver en este enlace, aquí solamente voy a indicar unos pasos de como he llevado a cabo esta cerveza de trigo, en la que he empleado Malta Pils,
Lúpulo casero de Mendiguren, copos de trigo, copos de avena y como el mosto me quedó un poco bajo de densidad, es decir de azúcar, le añadí un poco de melaza rubia de malta.
Después de 3 horas de maceración de los cereales a una temperatura de 65º C, he ido filtrando el mosto.
El filtrado es natural, la misma malta hace de filtro, con lo que se va sacando por el grifo del contenedor y se vuelve a verter al cubo hasta que el líquido salga transparente y limpio.
Ya cuando sale el mosto claro, lo pongo en el puchero de cocción del mosto,
El lúpulo preparado para cocerlo con el mosto durante los 90 minutos, este lupulo trabajará como desinfectante y para darle amargor, durante los 15 últimos minutos se añade una porción de lúpulo (este ha sido Goldings) para dar aroma a la cerveza.
Aspecto del puchero de 28 litros de capacidad en pleno proceso de ebullición, en este estatus la suelo desespumar.
El mosto ahora rico en azucares y caliente hay que enfriarlo lo más rápido posible para evitar contaminaciones y que se nos eche a perder el mosto. Una vez el mosto a una temperatura de entre 22/26 grados es hora de transferir el mosto, airearlo, añadir la levadura y esperar a que el proceso de fermentación termine, unos 7 días.
Pero en la fase de añadir la levadura, una que nunca había utilizado, que me la recomendaron como especial para la cerveza de trigo, vino el tener que arrascarme detrás de la oreja. Como bien sabéis los fermentos hay que activarlos, es decir despertarlos, seguí el procedimiento que suelo hacer y vi que no se activaba, después de más tiempo que el necesario decidí añadir la levadura al m osto y poner el tanque de fermentación a la vista, (normalmente lo tengo en un cuartucho pequeño con temperatura controlada), así que lo puse en una silla y vigilandolo estrechamente, en definitiva enfrente de mi mesa de trabjo.
Esta mañana después de pasar 20 horas no había iniciado la fermentación, la cual controlo con el borboteador, así que he tomado otra levadura, la he activado, como se puede ver por la espuma que ha generado y se la he añadido al fermentador.
Aquí tenéis el fermentador totalmente chequeado, en unos minutos va a empezar a sacar dióxido de carbono a su interior ya que veo que empieza a tener presión.
Ahora tendré que esperar al final de la fermentación con este exceso de levadura, ya que tal vez se aprecie esta en el paladar.
Si cuento todo esto es para que los cerveceros que me lean puedan sacar alguna lección de ello. Creo que la levadura inicial que utilice por la razón que fuera estaba muerta o medio muerta.
Justo ahora 17-51 ha empezado el borboteador a cantar y la verdad que tiene una música perfecta, espero que no se malogre y sepa demasiado a levadura.

10 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Un poco complicado para mi, pero no esta de más saber como se hace.

Saludos

Lazy Blog dijo...

Impresionante, tarea, y emocionante por la dificultad en ir consiguiendo el fermento.

Me has hecho revivir aquel interesantísimo artículo sobre el lúpulo que publicaste hace meses.

Un abrazo.

Carlos Egea García dijo...

Me gusta mucho la cerveza y me encantaría disponer del tiempo y el espacio suficiente para hacerla en casa. De momento, ni me lo planteo. Pero guardo tus artículos sobre la elaboración cervecera para cuando llegue el día.
¡Que haya suerte con el sabor final de las levaduras!
Gracias, Apicius.
Carlos,, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Rous dijo...

¡Qué barbaridad! ¡Cuánto saber! No tenía ni idea del proceso y, menos aún, me habría atrevido a hacerlo casero. Lo veo muy difícil para mi. ¡Gracias por compartir la información y la experiencia! Ya nos contarás qué tal ha quedado porque ahora siento mucha curiosidad. Besos.

Salome dijo...

Muy interesante! Menos mal que no soy muy aficionada a la cerveza o después de tu paso a paso me veo con todos los artilugios...

lola dijo...

siempre que entro aprendo algo, este blog Apicius es que no tiene desperdicio, gracias por ilustrarnos en tantos temas


¡¡besos¡¡

Gabriela, clavo y canela dijo...

Woww! con la boca abierta me quedo. Esto si que es algo que nunca podré hacer. Lo admiro, que maravilla poder hacer su propia cerveza...
Gracias por enseñarnos
saludos

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Eso de hacer cerveza en casa ya son palabras mayores, pero con este post siempre aprendemos algo.
Saludos.

Viena dijo...

Apicius, ya estoy impaciente por ir al curso de cerveza y la fecha por fin llega, el 6 voy para allá y entonces, espero poder comprender bien todo esto que nos cuenta de la elaboración que ahora me resulta complicado.
Estoy ilusionada y después del curso, espero poder intercambiar con usted información, en realidad, espero poder pedirle consejo jejeje, cuando me atreva a hacer mi propia cerveza. Una pregunta que me han hecho un par de alumnos ¿se puede hacer cerveza sin alcohol? ¿O se trata de una extracción posterior?
Cuánto por aprender, madre mía.
Hoy estuve haciendo injertos, a ver si salen adelante, llevo varios frentes, pero me acordé de usted, porque seguro que le gustaría ver el proceso de injertado. Le puse mucho cuidado, pero veremos si prenden.
Un abrazo.

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar sus comentarios.

Viena de hacer cerveza sin alcohol no tengo ni idea.
Saludos