viernes, 22 de abril de 2011

Costilla adobada de cerdo asada

Para esta preparación lo primero que haremos, bueno lo primero es proveernos de las costillas y luego prepararemos la marinada que va a estar compuesta de:
Una mezcla de vino de arroz y vino blanco de Jerez, TpT, entre los dos vinos 100 cc.
Luego añadiremos salsa de soja como unas 3 cucharadas y una cucharilla de pasta de soja fermentada, así mismo 4 cucharadas de vinagre de arroz, a falta de este poner vinagre de Jerez, 3 cucharadas de miel de brezo, otra también es utilizable, pero la de brezo con su tono oscuro y sus cualidades organolépticas es la que más me gusta a mí.
Un par de cucharadas de una combinación de especias, yo empleo la combinación de 6 especias (Anís estrellado, Raíz de jengibre, Hinojo, Clavo, Canela y pimienta larga) las cantidades al gusto, aunque el uso de especias debe de ser moderado para que resalte al ingrediente principal y no que resalten los sabores de las especias.
Unos dientes de ajo bien machados y si gusta añadiremos también unas hojas de tomillo picadas.
Esta marinada se puede alargar con un poco de agua, calentarla a unos 40º C, disolver bien la miel y verter sobre las costillas.
Las costillas estarán en maceración por un par de horas, las iremos dando vuelta de vez en cuando para que el marinado sea uniforme en todas las piezas.
Las costillas cortadas en porciones esperando
el baño de la marinada.
Una vez pasado el tiempo del marinado, las ponemos en una fuente de horno y las sometemos a una temperatura, al principio de unos 160º C, para una vez que estén tiernas y al gusto del oficiante, subir a 190º/200ª C. para que se tuesten. Hay que vigilar la temperatura, ya que debido a la miel estas costillas tienden a ponerse oscuras e incluso a quemarse.
Aspecto de las costillas una vez fuera del horno. Aquí tuve un accidente doméstico, una vez transferidas las costillas a la cazuela de barro y cuando estaba terminando de verter el líquido de la fuente a la cazuela, se me resbaló la fuente, al suelo y mil pedazos. Menos mal que fue después de efectuar la transferencia, sino a comer un par de huevos fritos. Siempre tenemos que tener mucho cuidado en la cocina para evitar esta clase de accidentes.
Las costillas quedan muy sabrosas, a mi personalmente me gustan mucho de esta manera.


8 comentarios:

Carmela (Sunflower) dijo...

Una marinada muy original y sabrosa, la pondré en prñactica. Besos.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Un adobo con toques orientales, le ha de dar muy buen sabor.
Saludos.

Rous dijo...

¡Guau, sí que deben estar sabrosas esas costillas! Besos.

Viena dijo...

Pues menos mal que ya estaban pasadas las costillas a la otra bandeja, porque perder esta maravilla de plato hubiera sido una faena.
Es un adobo perfecto, seguro que da un sabor a la carne delicioso.
Anotaremos para probar.
Un abrazo.

Gabriela, clavo y canela dijo...

Esto literalmente es para chuparse los dedos. Ese adobo debe tener un sabor sensacional..
saludos
Gaby

Apicius dijo...

Gracias todas por visitar mi cocina y dejar tan agradables comentarios.
La verdad que estoy muy agradecido a los comentarios que me hacen, no son muchos, pero creo que salen de sus corazones.
Saludos y que sigan disfrutando con sus preparaciones coquinarias.

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Un marinado delicioso, sin duda.
Lo mejor, tendré que probarlo.

Besos

Apicius dijo...

Gracias Rosaleda por la visita y comentario.
Saludos