domingo, 15 de abril de 2007

Tarta de requesón a la miel

Para salirse un poco de la clásica tarta de queso, esta de requesón es lo adecuado.
El requesón, como sabéis, es un subproducto de la fabricación del queso, así que como el proyecto del
queso casero, que empecé hace más de un mes, va por buen camino, me he decidido a hacer tres quesos de un kilo aprox. cada uno, por lo tanto he sacado más de un kilo de requesón y le tengo que ir dando salida.
En la fotografía los tres quesos, ahora los tengo en el balcón y dentro de un par de horas un amigo me los llevará a su bodega para que vayan secando y madurando. (El queso de la izquierda tiene "truco", según como sea el resultado os diré cual es la diferencia, podéis apreciar que esta forrado con una muselina, pero de momento esto es todo).
Los ingredientes para esta tarta son: 300 gr. de requesón, 6 cucharadas de leche condensada, 100 gr. de mantequilla, 3 cucharadas de miel, 3 yemas de huevo, las claras las reservaremos para montarlas a punto de nieve y añadirlas al final.
Atemperados bien todos los ingredientes los batimos hasta obtener una mezcla cremosa (bol de la derecha), montamos las tres claras a punto de nieve (bol de la izquierda). La crema esta un poco oscura porque la miel empleada es una del Gorbea muy oscura.
Mientras, horneamos un molde redondo de pastelería, (20 cm.), forrado con pasta quebrada, hasta que esta esté casi cocida. Para que no se levante, le suelo poner estas piedrecillas encima.
Las claras batidas a punto de nieve integradas en el batido del resto de los ingredientes. Esta integración hay que hacerla dando cortes en la masa y revolviendo de abajo arriba, cuando vayan desapareciendo los borbotones de clara, aunque no en su totalidad, la operación estará lista. Esta manipulación hay que hacerla en poquito tiempo, todo el que tardemos de más afectará a la tarta y esta quedará más compacta.
La masa en el molde y lista para ir al horno. Este lo tendremos a 170º y en 20 minutos estará la cocción lista, no obstante pincharla con una aguja y ver si esta sale limpia.
Una vez la tarta ha terminado el tiempo de cocción, naparla con confitura de frambuesas, si utilizáis conserva, calentar esta un poco y pasar por el colador de alambre fino para quitar todas las pepitas.
Adornar con unas frambuesas naturales.
Producto final.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos, he seguuido los distintos posts de sus blogs de cocina y me han parecido muy interesantes.
En estos momentos voy a empezar a dictar unos cursos de pastelería básica y me han dado un pensum en el que supuestamente con enseñar las recetas y su preparación, sería suficiente. En mi opinión darles un poco de historia sobre la procedencia de algunas de estas técnicas, no les haría daño.
Me gustaría preguntarle si tiene algo de la historia sobre la Crema pastelera, la pasta quebrada y la Pate Sucrée.

Muchas gracias.

Josemir Maldonado

Apicius dijo...

Hola Josemir Maldonado:
Tengo que mirar, pero la crema pastelera o algo similar ya se oficiaba en la antigua Roma.
Tengo que mirar y si tengo algo lo publicaré.
Perdona la tardanza en la contestación, pero últimamente estoy muy liado.
Gracias por leerme
Saludos