viernes, 12 de abril de 2013

Pasta choux para txutxitos, profetiroles, relámpagos, etc.

Esta preparacion de hoy es la última que nos dio tiempo a oficiar durante las vacaciones pasadas de mi nieta Irune.
En esta preparación mi nieta intervino en los pasos que no representaban riesgos para ella.
Las cantidades para la pasta choux que utilizo son las siguientes. 250 gr. de harina, 3,5 decilitros de una mezcla TpT de agua y leche, 125 gramos de mantequilla, 10 gramos de azúcar, 5 gramos de sal, piel de limón como aromatizante y 6 huevos.

Comenzamos poniendo a hervir la mezcla agua/leche, con la sal, azúcar, mantequilla y la cascara de limón.
Cuando arranca el hervor, quitamos las piel de limón y echamos la harina de golpe y revolvemos fuera del fuego.
Una vez que la harina se ha integrado en el líquido, volvemos a poner el cazo sobre el fuego y ahora viene el trabajo pesado, hay que ir dando vueltas y vueltas, para que la masa se vaya secando, se una en una pelota y comience a rezumar grasilla. Las manos de mi nieta solo estuvieron para la fotografía.
Una vez que tonemos la masa ya cocida, la dejamos enfriar un poco y vamos poniendo los huevos uno a uno, de tal manera que no pondremos el siguiente hasta que el anterior haya sido absorbido perfectamente por la masa. Esta operación se puede hacer con cuchara de palo o mezclador mecánico  Nosotros utilizamos una amasadora y aquí si que intervino la nieta en ir añadiendo los huevos.
Una vez tengamos la masa lista, la metemos en una manga y con ella marcaremos unos, 
relámpagos y 
unos txutxitos. Los metemos al horno a 180º C por unos 20/25 minutos y 
con este aspecto salen del horno. Se gejan enfriar y 
se rellenan. Como estos preparados están huecos, es muy fácil rellenarlos utilizando un biberón.
Los he rellenado de crema pastelera de chocolate, crema pastelera de vainilla y nata.
Los de chocolate los napé con trufa de nata, que la verdad no me quedo del todo bien, ya que la tenía endurecida en el frigorífico y la metí por unos segundos en el microondas y se pasó de temperatura, aunque cumplió el propósito. Los de nata los cubrí de azúcar glas y los de crema de vainilla con una glasa real.
Veran que los dos pastelillos centrales tienen una superficie quemada, fue un intento de quemar el azúcar glas con el soplete, pero no me gustó como me quedaba
Las próximas clases en el arte cocquinario comenzarán en la última semana de Junio.

Código QR



7 comentarios:

Sol Elarien dijo...

La pasta choux me parece un gran invento, trabajosa pero muy versatil. Gracias.
Un abrazo.

Delicias Baruz dijo...

Estupenda para hacer infinidad de cosas. Un abrazo y feliz fin de semana, Clara.

Apicius Apicio dijo...

Gracias a ambas por visitar mi cocina y dejar tan amables comentarios.
Que pasen un buen domingo a pesar del gobierno.
Saludos

Viena dijo...

La verdad es que la pasta choux tiene infinidad de recursos, con rellenos salados, tipo patés o mousses, están divinos y así con diferentes cremas dulces, es que puede hacer un surtido estupendo.
Yo la hago a veces con leche condensada, sustituyendo al agua y la leche, para darle matiz dulce, y por el contrario, con agua sola, sin nada de leche ni azúcar, cuando quiero que sean saladitos. En cualquier caso, son bocados estupendos.
Muy bien explicado todo. Gracias.

Apicius Apicio dijo...

Gracias Viena por la visita y comentario.
Que pase buen día a pesar del gobierno.
Saludos

jose sosa dijo...

Perdón, no lleva harina la receta? Nadie intentó prepararla? Bah, principiantes!

Apicius Apicio dijo...

Buenos días José Rosa:
En el texto del paso a paso se dice " cuando arranca el hervor se quita loa piel de limón y se echa la harina de golpe".
Por lo tanto este principiante si ha utilizado harina, lo que no puse es la cantidad utilizada, cosa que ha sido subsanada.
Gracias por la visita y comentario.
Saludos