viernes, 29 de agosto de 2008

Tortilla 2 en una, de patata y champiñones con interface de Jamón de York y queso blando

En un principio iba a oficiar una tortilla de patatas con estos ingredientes básicos, Patatas 750 gramos, cebolla 160 gramos y 4 huevos, que luego han sido 5. A la vez tenia unos champiñones para cocinarlos y no se degradasen en la nevera, por lo tanto me he dicho voy hacer también una tortilla de champiñones y entre medio de las mismas pongo queso y jamón de York. Todavía ha habido una última modificación ya que en vez de hacer dos tortillas, he realizado una sola y los ingredientes básicos de cada una han sido separados por el "interface" de una loncha de jamón de York y unas lonchas de queso.
El primer paso ha sido picar las patatas. Para el corte de las patatas hay muchas teorías y maneras, cada cual las picará como mejor se acomode al gusto de cada uno. Las formas más comunes de picar las patatas son, la que utilizo en este preparado, en cubos pequeñitos se podría decir en brunoise tamaño medio, otros lo hacen en pequeños discos, inclusive hay quien las pone de cualquier forma ya que durante la cocción/fritura las van a machacar, esta última forma, para mi es una aberración.
Aspecto de las patatas ya picadas.
La cebolla bien picada, aunque como se hace bastante, si se pone en plumas queda bien al final, según me de una veces la corto así para tortilla y otras lo hago en plumas.
Comienzo pasando por aceite la cebolla ligeramente y rápidamente
añado las patatas picadas, revuelvo bien y voy cocí/friendo las patatas a fuego moderado hasta que estén bien blandas, a media cocción añado la sal. Al final de la cocción subo el fuego al máximo y
trato de dorar algunas patatas, inclusive que quede alguna crujiente debido a esta fritura final.
Paso las patatas a un colador para quitar exceso de aceite.
Luego añado las patatas al huevo batido, si por alguna causa las patatas nos han quedado algo saladas, al huevo le ponemos poca o ninguna sal, en todo caso salaremos el huevo de acuerdo al punto de sal final que queramos tener. En el huevo dejamos las patatas de dos a tres minutos para que se empapen bien del huevo batido. Con la cantidad que he hecho me da para dos tortillas de 20 centímetros de diámetro. En el momento de hacerlas he dividido la cantidad en partes iguales.
Para la tortilla de champiñones, empezaremos aromatizando el aceite de oliva virgen extra con un diente de ajo bien picado.
Añadimos después los champiñones cortados en lamas, los salpimentamos y los vamos haciendo hasta que queden blandos o al gusto del oficiante.
Los champiñones, una vez hechos y escurridos los ponemos en huevo batido, para la cantidad de champis que habéis visto en la sartén, se reducen mucho, un huevo o huevo y medio es suficiente.
En la sartén que vamos hacer la tortilla, ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra, el justo para cubrir el fondo. Cuando la sartén esté caliente, ponemos la mezcla de patatas y huevo y comenzamos a cocer la tortilla y a la vez, ya que van a ser dos tortillas en una,
pongo una loncha de jamón de york y encima de este
unas lonchas de queso blando. A continuación
pongo la mezcla de champiñón y huevo batido. Bailo un poco la tortilla en la sartén y le doy la
vuelta para hacerla por el otro lado. Si fuera necesario se le puede dar otra vuelta, aunque esto no suele ser necesario. Para ver que está el huevo cuajado por dentro se pueden utilizar varios métodos, para mi, el más practico es presionar la tortilla con dos dedos y ver su elasticidad, mucha elasticidad, huevo in cuajar, cuanto menos elasticidad más cuajado. Otro método pinchar con un palillo o pincho metálico y ver si sale seco o pringoso, a mi me gusta que salga un poco pringado, hay que tener en cuenta que el huevo se sigue haciendo una vez sacada la tortilla del fuego por el calor remanente. El más científico utilizar un termómetro sonda y ver la temperatura, a mi me gusta cuando la temperatura en el corazón ha llegado a 65º C. Por supuesto que lo buenos oficiantes de tortillas tendrán sus métodos infalibles.
La segunda tortilla que he rematado ha sido la de patata sola, siguiendo el mismo final que la anterior, por supuesto sin los añadidos.
Aspecto final de la tortilla de patatas
y la tortilla dos en una, lista para sacarla a la mesa.
Como se puede observar en el corte, la tortilla al partirla y estando caliente, el queso está fundido y por supuesto las dos tortillas están jugosas y muy sabrosas.
Nota:
La segunda tortilla se puede hace de ajetes, gambas, bonito etc. Usando productos del mar no le suelo poner jamón de York.

6 comentarios:

Jimena de Kurbalain dijo...

Madre mía, qué hambre a estas horas, jajajaja!. Mañana no porque ya tengo el menú hilvanado, pero pasado hago la tortilla de champis. Ya le contaré.

Saludos y gracias.

Apicius dijo...

No hay más que animarse y pasar un buen rato en la cocina y luego en la mesa.
Saludos

Vega dijo...

Nunca había visto una forma tan perculiar de hacer tortillas, sin duda que he de probarlo. Enhorabuena.

Apicius dijo...

Hola Vega:
Esta tortilla que he mostrado, es una de las innumerables combinaciones que podemos hacer. Gracias por sus palabra y como siempre por seguir leyéndome.
Saludos

Vanesuky dijo...

Hola!!Ahora mismo estoy haciendo esta rica tortillita tuya, dos en una!!Me ha parecido una exquisitez!!

Un besazo enorme.

Vanesuky.

Apicius dijo...

Hola Venesuky:
Gracias por sus palabras y sobre todo por leerme.
Saludos