domingo, 4 de septiembre de 2011

Briquetas energéticas de amaranto y Torta de amaranto (Una prueba más)

He denominado a este preparado briquetas, en recuerdo a las briquetas de carbón que se hacían en el pasado, cuando la energía de nuestras cocinas económicas eran de leña o carbón (ahora creo que se hacen briquetas de papel o madera para las chimeneas calefactoras). 
En aquel entonces, por la década de los 40, las briquetas se hacían con polvo de carbón y un aglutinante que solía ser un derivado del alquitrán, cuando no era 100% alquitrán. Habia carboneros desampresivos que entre el polvo de carbón ponían tierra. 
Estas briquetas las he oficiado de esta guisa (sin tierra) y por lo tanto he utilizado palomitas de semillas de amaranto,   
unas pasas sin pipas, tipo corinto y miel como aglutinante. La miel la templaremos para que esté más fluida y se integre mejor en el conjunto.
 En un bol ponemos las palomitas de amaranto, las pasas y vamos añadiendo la miel poco a poco, tiene que quedar una masa compacta y un poco, muy poco, pringosa. No hace falta fuego, ni horneado para esta preparación.
 Una vez la mezcla a nuestro gusto, he metido todo en un molde Oshibako y lo he prensado.
El corte y desmoldado de estas briquetas energéticas lo realizaré en el Levante español, el próximo sábado con motivo de una excursión que voy hacer a aquellas tierras.
 Como me sobró un poco de preparación, la puse en un bol y este fue el bloque obtenido.

Estas briquetas están inspiradas en unos preparados que hacen en México y que Gabi del Blog Gabriela, Canela y Clavo, tuvo la deferencia de enviarme unas en un  paquetito, junto con palomitas de amaranto para compararlas con las que yo hago, que tengo que decir, las mías en la comparación no han quedado en mal lugar.
Nota que añado el 13-11-2011:
El transporte hasta Alicante lo hice sin desmoldar del oshibako y en casa de Viena, corte las briquetas por las ranuras de corte del oshibako y este es el resultado final de mis briquetas de amaranto.

Ya que tenía el amaranto entre manos, realicé una prueba más para obtener un bizcocho, tipo genovesa, que sea de mi entera satisfacción, me voy acercando, pero todavía no he rematado la faena.
Como en ocasiones anteriores, 1er. intento y 2º intento, comencé triturando palomitas de amaranto, hasta hacerlas harina. Para homogeneizar el grano de la harina la cerní, para lo que me improvisé un cedazo con una media de las que antes se denominaban de cristal y esta fue la harina que obtuve.
El proceso del bizcocho como lo hago habitualmente, 4 huevos enteros, 125 gramos de azúcar y
un buen batido hasta dejarlas totalmente espumosas, en esta ocasión añadí 62 gramos de harina de amaranto, el procedimiento de unir la harina de amaranto con el batido, fue por el sistema de los cinco dedos.
puse todo lo anterior en una bizcochera, debidamente engrasada y enharinada y al horno por 20 minutos a 190º C.
Una vez fuera del horno y enfriada la torta sobre rejilla, la corte y aunque el resultado ha sido mejor que la de las dos veces anteriores, no estaba perfecta, exceso de humedad, esponjosidad lateral buena, pero la central no es totalmente satisfactoria, como se puede apreciar en la fotografía.
Como se aprecia en esta fotografía el exterior de la torta está bien.
Lección aprendida en esta prueba, disminuir unos 10 gramos la cantidad de harina de amaranto, subir la temperatura del horno a 200º C y aumentar el tiempo por 5 minutos. Por supuesto pasados los 15 minutos de horno, habrá que vigilar, sin abrir el horno, la tarta para que no se nos queme.

9 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Muy interesante todo los experimentos, creo que ha salido muy airoso de la prueba, es más yo diría que con sobresaliente.

Saludos

La cocina de mi abuelo dijo...

muy interesante, yo también ando experimentando con el amaranto

Clara dijo...

Como siempre, muy interesante

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Quien la sigue la consigue y poco a poco va logrando la fórmula del bizcocho de amaranto perfecto.
Y lo mejor es que lo comparte con todos nosotros.
Besos.

Apicius dijo...

Gracias a todas por visitar mi cocina y dejar un comentario.
¿Por donde van sus investigaciones Cocina de mi Abuelo?
Saludps

Viena dijo...

Ah Apicius, ¿será que voy a poder probar esas briquetas? Que por cierto, no había oído ese término, a pesar de que alguna vez he usado "briquetas" hechas por mí misma de papel prensado, justo para la chimenea. Era el tiempo en que tenía boletines oficiales amontonados y tenía que darle un uso reciclándolos.
Me parecen muy interesantes, como siempre, sus avances con el amaranto, yo no he tenido tiempo todavía ni de buscarlo, son demasiadas cosas pendientes. Pero tengo muchas ganas de verlo y probarlo. Qué ilusión.
Un abrazo.

Apicius dijo...

Hola Viena:
Creo que se podrán catar en el Levante español en los próximos días.
Aunque no soy quien para indicar lugar y personas que lo podrán catar.
Saludos

Gabriela, clavo y canela dijo...

Que maravilla Apicius! veo que le ha sacado buen provecho al amaranto y hasta recetas nuevas sale de aqui..
Me da gusto que lo haya disfrutado
un abrazo
Gaby

Apicius dijo...

Hola Gabi:
Gracias por su visita y comentario.
Tengo que probar el amaranto cociéndolo y utilizarlo como los cereales.
Saludos