martes, 7 de agosto de 2007

Merluza al horno a la portuguesa

Plato que no necesita mucha manipulación y se hace bastante rápido, en 30 minutos puede estar en la mesa, desde su inicio.
En fuente de horno mojada con aceite de oliva virgen extra ponemos una cola de merluza y a su alrededor, ajo y cebolla, ambos picados, un trozo de cascara de limón, picada muy fina y un tomate cortado en cuartos, salamos al gusto y metemos a horno a 170º C durante 18 minutos, los tres últimos minutos ponemos el gratinador para dorar la superficie.
Nota:
El tiempo puede variar dependiendo del tamaño de la cola de merluza y los gustos de los comensales.
Emplatar la cola de merluza con las verduras a un lado. Aliñar si gusta con un poco de sucedáneo de vinagre de módena.

2 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Hola Sr. Apicius, acabo de aterrizar como aquél que dice del ansiado asueto anual, y veo que no se ha tomado siquiera unas pequeñas vacaciones en su blog, vaya fuerza de voluntad que tiene Vd, aunque con esto de la gastronomía notamos que todo lo hace con corazón e ilusión.

Felicito que cocine platos de pescado con su propia espina, si esto es así, es algo que la gente no prefiere pero que estará de acuerdo conmigo que el pescado gana en jugosidad. Muy fácil, y de verdad que parece exquisito.

A todo esto, siempre echo de menos su opinión en la desgutación, a veces los guisos y platos no salen como esperábamos y contarlo, para el que lo lee, es muy didáctico aunque que le voy a contar que ya no sepa.

Saludos.

Apicius dijo...

Hola Carlos Dube:
Efectivamente en las espinas de los pescados hay mucho sabor y jugosidad, es una pena el perderlo.
Cuando el plato lo requiere y no lo hago con su espina, estas las guardo y para hacer un fumet son excelentes. Uno de los usos que doy a estos fumets, sopa de pescado.
De vacaciones estuve en el mes de mayo y tal vez haga una salida en el mes de Septiembre.