domingo, 8 de abril de 2012

La alegria de la huerta llega a mi mesa

Estaba esperando la llegada de los espárragos de Navarra, como agua se espera para paliar una sequía y por fin, el pasado jueves llegaron al mercado, el hortelano es de Mendavía y de ahí la procedencia de los mismos, un par de kilos compré para quitar el mono que año tras año se padece, pues no es lo mismo degustar unos espárragos, que han sido cortados en las pasadas 24 horas, cocidos en su punto y tomados templaditos, sin aditamento o con un poco de aceite de oliva virgen extra, una verdadera delicia que en nada se parece a los enlatados. Las alcachofas ya habían llegado, primero tímidamente, que con los fríos dejaron de venir y ahora ya en cantidad y calidad, la variedad se llama Blanca de Navarra. Los guisantes son los primeros que trae el hortelano de Pobes del que me surto, así mismo trajo estos espárragos verdes y ajetes. Las habas son de la frutería que hay cerca de casa y no se su procedencia, pero las necesitaba para montarme la primera menestra del año como mandan los cánones, salvo alguna licencia que me he tomado. 

Todas las verduras se cuecen por separado, los guisantes no los cuezo más de 7 minutos. El agua de coccion de todas las verduras salada al gusto del oficiante y/o comensales.
Las babas las suelo cocer hasta que al probar un grano, queda terso pero a la vez tierno, 
Los espárragos y alcachofas los cuezo siguiendo lo que digo en este enlace para los esparragos y en este otro para las alcachofas, aunque últimamente las alcachofas las cuezo enteras, sin quitarles ni el tallo, ni ninguna hoja, una vez cocida la alcachofa, la voy desnudando hasta llegar a sus blancas y tiernas hojas, entonces con una tijera les corto la punta y listas para ser utilizadas. Las hojas las reservo para ir chupándolas como cena viendo pasa-palabra.
También cocí unas patatas nuevas junto a unas escaloñas para que acompañasen a la menestra.
Para el montaje de la cazuela comienzo poniendo los guisantes y las habas,  
encima unos espárragos y alcachofas partidas por la mitad, parte del tallo incluido.
Ahora pongo las escaloñas y las patatitas nuevas cocidas y rocío todo con aceite de oliva virgen extra, en el cual han sido salteados unos ajetes. 
Se moja la menestra con parte del líquido de cocción de los espárragos y un poco de agua. Pongo la cazuela al fuego, justo que rompa el hervor y a la mesa. Si se quiere tener un caldito algo más espeso, se puede hacer con un poco de maicena, a mi me gusta esta salsita al final y suelo dejar un par de patatitas para machacarlas en el caldo.
Esta menestra es un verdadero lujo para los sentidos. 

8 comentarios:

José ROMERO dijo...

Sin duda alguna una verdadera DELICIA. Tendré que ir pensando yo tambien en preparar la primera menestra de la temporada.

Delicias Baruz dijo...

Se me está haciendo la boca agua, secillamente exquisito. Un saludo, Clara.

Laurita Piñero dijo...

Una menestra de auténtico lujo. Más la quisiera yo. Daría lo que fuera por probar esos espárragos frescos, nunca he llegado a comerlos y me encantaría. La menestra en su conjunto sería un plato fabuloso para mi comida de hoy ;-)

Un beso

Embajada de la Huerta dijo...

Coincido con usted en que esta menestra es un lujo. Ha utilizado en ella los mejores ingredientes que está dando la huerta en estos momentos.

Esta semana hemos comido espárragos un par de días y dentro de hora y media nos llega en autobús una barquilla con varios kilos de espárragos para darnos hoy un buen banquete.

Los guisantes no los he probado todavía. A mí me gustan mucho los guisantes del Cantábrico (que algunos quieren bautizar como "guisantes de Astigarraga"). Con los hielos de febrero tuvieron que arrancar las plantas y volver a empezar, así que hasta mayo no los tendremos con nosotros. Sólo se salvaron los de invernadero.

El resto de ingredientes... una delicia.

Viena dijo...

Y que lo diga usted Apicius, que es un lujo y un regalo para los sentidos, salta a la vista. Materia prima de primera calidad y oficiamiento de maestro, pues nada, un manjar donde los haya.
Cada vez que veo esos espárragos, se me hace la boca agua.
Espero que la disfruten.
Un abrazo.

Sorokin dijo...

Buenos dias, Apicius. Me encantan las menestras, y esta que describe tiene un aspecto fantástico, aunque no sé si con los ingredientes que se encuentran por aquí resultaría igual. Los espárragos, supongo que sí: los que cultivan por aquí (los de Malinas son los que más fama tienen) son muy buenos, aunque no se me da nada bien pelarlos; guisantes y habas, hay, pero las alcachofas son de unas descomunales dimensiones y no sé si saben igual, nunca las he probado. En fin, tal vez me anime.

PD: El otro día hice sus mejillones "a la riojana". Me salieron bastante bien, excepto que no usé jamón, sino bacon (sin ahumar) y no me acabó de convencer el gusto que da. Sin duda, el cerdo había sido criado con piensos artificiales y desprendía un cierto tufo amoniacal.

Saludos

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por la visitar mi cocina y dejar un comentario.

Laurita no pierda la ocasión de degustar unos esparragos frescos, en establecimientos especializados en verduras y frutas, creo que será factible el conseguirlos, el único inconveniente que tiene este producto que hay que pelarlos bien.

Monsieur Sorokin, esas alcachofas descomunales, se podrían utilizar, por supuesto solo el corazón, pero son más practicas las pequeñas.
En cuanto a la utilización del bacón, es posible, lo único que hay que hacerlo antes y dejarlo crujiente, la grasa que suelta desecharla.
Siento que la preparación no haya sido totalmente de su agrado.
Saludos

luisa dijo...

Aceite de oliva Virgen Extra Los Omeya

El mejor aceite de Córdoba

www.aceitedelcampo.com