viernes, 27 de abril de 2012

Arroz con leche

Este postre tan nuestro y llevo desde el 2008 sin volver a editar esta preparación.
En casa lo hacemos con mucho tiempo de cocción y nos gusta tomarlo templado.
Comenzamos cociendo leche entera con un palo de canela y una corteza de limón.

El arroz a utilizar es la de una taza de café.
Una vez que comienza a hervir la leche y todavía sin el azúcar, se añade el arroz en forma de lluvia y se revuelve bien. Se baja el fuego al mínimo y se deja cociendo en un susurro, de vez en cuando se revuelve y se procura que no se pegue en el fondo de la cazuela.
Durante la cocción se va añadiendo leche bien caliente ya que por evaporación vamos perdiendo líquido.  Lo suelo tener cociendo un mínimo de 2 horas y media, antes de que termine el tiempo de cocción se añade el azúcar hasta dejarlo a nuestro gusto de dulzura.
Se saca el arroz con leche a una fuente y se añaden en la superficie unas galletas maría. La textura de este arroz con leche es muy cremosa.

12 comentarios:

Miguel A. Román dijo...

Dos horas y media mínimo dices, vigilando, revolviendo, añadiendo leche tibia,... Yo te diría que el arroz con leche es la mayor muestra de amor materno que se puede expresar con un puchero, de ahí que probablemente haya tantos arroces con leche como madres.

Pero dime una cosa: ¿qué tipo de arroz prefieres para esto? En la foto me parece adivinar un arroz redondo, tipo Bomba.

GOLONSEGUS dijo...

Pues sí que tiene que estar ríco ! porque está hecho con mucho mimo , nunca lo habia visto con galletas , que sí pongo algunas veces a las natillas . Tomo nota !
Un saludo .

Apicius dijo...

Gracias a ambos por visitar mi cocina y dejar un comentario.

Miguel A. Roman, efectivamente es arroz redondo.
¿Cual prefiero?
Este suele ir bien ya que al moverlo tanto suelta almidón y forma una crema muy aceptable, también me gusta el arroz glutinoso o arroz pegajoso.
Es un arroz que si se cuece mucho se desintegra bastante y debido al alto contenido de amilosa, se hace buenas cremas con él. Este último es especial para diferentes tipos de preparados orientales en los que los granos de arroz se tienen que pegar, para formar bolas u otras formas.
En cuanto a las galletas tenéis razón, pero en casa de mis padres y en la de mi contraria, siempre se han puesto galletas.
No cabe duda que en vez de galletas se pueden poner suspiros de monja (aunque más en las natillas) o caramelizar la superficie del arroz con leche.

Saludos

Veronica Cervera dijo...

Ay si, templado y con canela en polvo.
Buen fin de semana,
Vero

Delicias Baruz dijo...

Qué delicia nuestro arroz con leche de toda la vida, hecho con mimo y sin las prisas a las que estamos acostumbrados. Una receta maestra. Un abrazo, Clara.

Francisco Becerro dijo...

Muy buena la cocción larga, por supuesto. Me gusta la textura, mi suegra, asturiana, aún a sus casi 90 años, sigue haciendo el mejor arroz con leche del mundo, jeje.

Me gusta cuando es Arroz con leche y no Leche con arroz, como tristemente es habitual por Madrid.

Un arroz con leche debe ser bien cremoso como este que ha preparado con buena mano y no hay más que ver como se sujetan esas galletas maría. (Aunque lo de las galletas me ha resultado muy curioso, solo había visto su uso así en natillas)

Un abrazo

Viena dijo...

"Cociendo en un susurro". Esta frase suya resume todo el contenido de la receta que me parece excepcional, amorosa casi se diría.
Yo también lo hago así, aunque sin galletas, coincido con el resto que solo he usdo las galletas en las natillas, nunca en el arroz con leche al que alguna vez, sí le echo una cucharada de chocolate trufado. Golosas que somos en casa.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Bartolo dijo...

Magistral Apicius

Bartolo

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Saludos

lola dijo...

que bueno acabo de comerme un plato pero con leche de cabra todo un manjar


¡¡besos¡¡

Sorokin dijo...

Como Dios manda: un arroz con leche con canela y no el que hacen en Bélgica con vainilla. A mí no me gusta la vainilla, pero puedo bailar de coronilla por la canela. Lo que me echa un poco para atrás son las dos horas y media de cocción.

Saludos

Apicius dijo...

Gracias Lola y Sorokin por visitar mi cocina y dejar un comentario.
La cremosidad de este arroz con leche se obtiene a base de cocer y cocer, por supuesto a fuego muy suave.
Monsieur Sorokin me he enterado que no puede asistir a la reunión de Alicante sobre cocina Japonesa, es una pena.
Saludos.