martes, 10 de abril de 2012

Bizcocho del Padre Pío, última entrega

Entregas anteriores:

El domingo pasado, siguiendo las instrucciones de la receta, debía de haber realizado este bizcocho, pero lo quería hacer el lunes, para degustarlo con mi panel de cata el martes. El domingo por la tarde puse en un bol, unas pasas de corinto, frutas escarchadas y nueces.


y les di un baño de ron, que duro hasta el lunes a la mañana, esta operación se hace para que luego estos tropezones no se vayan al fondo del bizcocho. No hace falta tanto tiempo, pero sí 3 ó 4 horas.
El bizcocho lo voy a cocer en este aro extensible de cocina, es muy practico ya que a la torta le podemos dar el diámetro que necesitemos en cada momento.
Bien volvamos a nuestra masa madre, aquí la tenemos ya sin actividad, claro es se han comido todos los hidratos de carbono y ahora los microscópicos hongos se adormecen, esperando mejor momento, para volver a reactivarse.
Rellenamos tres frascos, dos serán regalados y el otro congelado. La masa madre sobrante la emplearemos en nuestro bizcocho del Padre Pío.
Los ingredientes que vamos a necesitar: Un vaso de leche, vaso de aceite y mantequilla TpT (La receta original no emplea mantequilla), yo empleo AOVE, me gusta el sabor de este aceite, de azúcar y frutos otro vaso, de harina pondremos dos vasos y emplearemos 2 huevos, tenía otro más preparado por si acaso lo tenia que utilizar y no quería que estuviese frío.
Comenzamos el proceso, poniendo en el bol que vamos a ir mezclando todo, un poco de canela, 
añadimos, los dos huevos y el azúcar, 
Se bate hasta dejar la mezcla cremosa, 
añadimos el aceite y la mantequilla, batimos bien y 
añadimos la harina, 
seguimos batiendo hasta que la masa tome este aspecto cremoso, la consistencia como la de una bechamel para croquetas que una vez fritas tenga su interior muy cremoso.
Ahora es el momento de añadir la masa madre, echaremos toda la que nos ha sobrado, que será vaso y medio algo pasado. Ahora ya no batimos y lo que 
hacemos es mezclar con una espátula. No se bate ya que a la masa madre no le gustan las violencias, ni golpes, yo me atrevería a decir que el ruido también la disturba, la temperatura tiene que ser la adecuada también, unos 25º C. Dejo la masa un poco en reposo, para que los microorganismos, se vuelvan a activar, si la masa no llevase tropezones, la dejaría subir, pero los tropezones también requieren sus cuidados para que no se vayan al fondo y esto no lo veré que haya salido bien hasta que se corte la torta.
Para impedir que los tropezones vayan con facilidad al fondo, se enharinan un poco. Como pueden observar le he añadido unas cerezas y más frutas escarchadas, el motivo, con el ron me habían perdido el color las frutas escarchadas y si la distribución de la frutas es la correcta, gusta ver esas notas de color en su interior.
Añadimos las frutas, revolvemos y
rellenamos el molde, dejando un dedo sin que se llene. Encima de la superficie ponemos unas lascas de mantequilla y un poco de azúcar y  al horno a 160º/170º C, ¿Cuanto tiempo?, hasta que la aguja salga limpia, pero más de una hora se necesita.
La cocción de estas tortas es bastante critica, si nos quedamos cortos, el interior estará crudo y si nos pasamos la torta estará seca.
El bizcocho, mal llamado bizcocho, ya que es una masa fermentada, la vemos en el interior del horno subiendo perfectamente.
Aspecto del bizcocho del Padre Pío, recién salido del horno,
 Una vez que ha enfriado le quito el aro ya puesto el bizcocho sobre un plato.
 Detalle de la corteza lateral, y  
detalle de un corte, donde la distribución de los tropezones está bastante bien. En cuanto a la cochura del bizcocho, tal vez debería haber estado unos 10 minutos más en el horno, pero las tres últimas catas con la aguja, esta me ha salido completamente limpia, así que con unos 10 minutos extras después de que ha salido por primera vez la aguja limpia, he decidido sacar del horno el bizcocho. No obstante el bizcocho está jugoso y muy agradable de sabor, por supuesto se aprecia el AOVE, así que los que no quieran un sabor, aunque no pronunciado, pero si detectable a AOVE, utilizar un aceite de semillas neutro.
Hoy Martes, que me voy a reunir con mi panel de cata, a parte de unas porciones de Bizcocho del Padre Pío voy a llevar, otros bocados de lo mismo pero rematado de diferente, manera. 
Una de ellas es tostar y desecar para que queden crujientes unos cortes del bizcocho.
Han salido los cortes anteriores con este aspecto del horno, Temperatura 140º C / 30 minutos, han quedado crujientes y muy agradables, posteriormente los he cortado en bocados.
Cuando hice el bizcocho del padre Pío, tenia un poco de masa madre de sobra, también tenia harina semi integral de trigo espelta, así que me dije voy a mezclar esto con un huevo entero, un poco de mantequilla, un par de cucharadas de azúcar y lo dejé que levara un poco, acto seguido le añadí nuez picada y pasas  humedecidas y enharinadas, al horno a 170º C, en un molde de cake, como no era mucha masa, 30 minutos fueron suficientes. Así salió del horno y lo he bautizado Bizcocho de panadería con retales de la masa del Bizcocho del Padre Pío. 
Estos son los dos cortes de bizcocho del Padre Pío que voy a llevar a la cata y  
en este plato, el bizcocho pasado por el horno y el bizcocho de panadería con retales de la masa del bizcocho del mencionado padre tantas veces.
Todavía me queda un poco más por hacer; Con todas las puntas que he cortado voy a intentar hacer un pudin que lo denominaré así mismo del Padre Pío.
Nota sobre el Bizcocho del Padre Pío o de las Hermanas Descalzas de Sevilla:
Esta receta viene según reza en la literatura de la sirve para dar salud y prosperidad tanto al oficiante de la misma, como a los receptores de la masa madre utilizada, para que los receptores alimenten la masa madre por nueve días y que siga la cadena o como se dice en el circo "el espectáculo".
Si no se quiere entrar en la cadena, se puede realizar este bizcocho fermentado de panadería, si  temos masa madre, utilizar esta y saltarse los nueve días.
Sino tienen masa madre, realicen una y de fabricación rápida con levadura de panadería, de un día para otro y utilícenla sin el novenario.
Tal vez no tengan masa madre, pues empleen directamente la levadura de panadería y por último también se puede emplear la técnica del Plum-cake y entonces no necesitan levadura, pero necesitaran polvos de hornear.
Ahora bien no esperen los resultados de salud y fortuna si no siguen todos los pasos de la receta que la transcribo a continuación:


Bizcocho del padre Pío.
Esto es lo que reza la “receta” que tengo:
“Esta tarta del Padre Pío procede del convento de las Madres Carmelitas Descalzas de Sevilla. Se requiere 10 días para su elaboración y no se utiliza batidora ni frigorífico.
1º día: Se vierte el contenido del vaso (masa de arranque, que alguien le habrá entregado) en un recipiente. Se añade un vaso de azúcar y otro de harina sin mezclarse.
2º día: Se mezcla todo con una cuchara.
3º y 4º día: No se toca.
5º día: Añades un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina. No se mezcla.
6º día: Se mezcla todo.
7º, 8, 9º, día: No se toca.
10º día: Se aparta masa en tres vasos y se entrega a 3 personas a las que desees salud y fortuna, junto con la receta para que puedan hacerla.
Al resto añades:
2 Vasos de harina
1 Vaso de aceite de girasol
1 Vaso de azúcar
1 Vaso de leche
1 Vaso de frutos secos (nueces, pistachos, almendras, etc.), un poco enharinados antes de incorporar a la mezcla para que no se nos vayan al fondo.
1 Sobre de levadura química (yo la considero innecesaria al utilizar masa madre) 
2 Huevos enteros
1 Manzana en trocitos enharinados
1 Pizca de sal
1 Pizca de azúcar o esencia de vainilla
1 Pizca de canela
Se mezcla todo y se pone en un molde o extendido en la bandeja del horno. Por último se mete al horno a 150º una hora aproximadamente.

11 comentarios:

Laurita Piñero dijo...

Ya tenía yo ganas de ver el bizcocho del padre pío. Le ha salido fantástico, puede que demasiado tostado, a lo mejor un poco menos de temperatura y más tiempo le hubiera venido bien. Pero seguro que con tanto sabor debe estar delicioso.

El cake con espelta y nueces también luce muy apetecible. Lo trozos tostados de bizcocho ya no sé si me gustarían secos, ya que me encanta el bizcoco jugoso.

Gracias por compartir de principio a fin esta receta.

Un beso

Bartolo dijo...

Apicious, en dos palabras, Im Presionante.
Enhorabuena por haber culminado con exito!!

Un saludo

Nora dijo...

Había escuchado la receta, pero verla así paso a paso, me ha llamado mucho la atención y además de un resultado delicioso, salud y prosperidad, es perfecto.
Salu2.

Carlos Dube dijo...

Paso a paso me he guardado esta preparación en mis cuadernos de cocina, ésta receta cae seguro y se la voy a reenviar a mi hermano inmediatamente por si él se adelanta.

Extraordinario aspecto y colección de entregas en tiempo real!

Fantástico!!

Delicias Baruz dijo...

Una exquisitez, doy fe de ello, lo hice en su día. Un abrazo, Clara.

Recetario Spanglish para mis hijos dijo...

Apicius, se ve exquisito. No sé si en sus entradas explicó porqué guardó la masa madre por 12 años, si lo dijo y no lo ví me disculpo. Siento mucha curiosidad al respecto. Era un experimento? Saludos,

lola dijo...

Que bueno yo lo hice una vez y aunque no me quedan bien los bizcochos este me quedo estupendo



¡¡besos¡¡

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar un comentario.

Laurita la verdad que con ese tostado, aunque me hubiese gustado en primera instancia que tuviera menos, ha dado a la preparación, debido a la reacción Maillard, tomó la corteza un sabor muy agradable, de ahí me surgió la idea de tostar parte del bizcocho.

En cuanto a la pregunta que me hace Recetario Spanglish, la verdad que en su día metí la masa madre de esta preparación en el arcón, se me olvidó, porque cayó de la cesta donde tengo todo frascos congelados y no la vi hasta que surgió esta preparación en una conversación del café, y de ahí ha surgido el que esta levadura estuviera 12 +/- años en invernarcíon.
Saludos

Viena dijo...

Éxito total en el desenlace de la receta si señor. A mi también me gusta el AOVE en los bizcochos, así que por mi, lo haría eactamente como lo ha hecho usted.
La idea de tostar esas rebanadas, dan lugar a un postre que se llama "borreguitos" y que yo hago a menudo, con la bollería que me sobra de un día para otro y se empieza a endurecer. Si le pone por encima una salsa de chocolate en hilillos y espolvorea con azúcar glas, tiene un postre totalmente goloso y pastelero.
En cuanto al bizcocho de sobras, creo que si se descuida le gana el plano al bizcocho principal, es genial, sencillamente genial.
Bueno, todo un alarde Apicius, de su maestría en la cocina ¿qué le voy a decir? Enhorabuena.
Un abrazo.

miren dijo...

Eso de que cree que hasta el ruido le perturba a la masa madre, lo dice todo sobre su sensibilidad y buen hacer en la cocina.
Bravo, tiene que saber a gloria.

Apicius dijo...

Gracias Viena y Miren por la visita y comentario.
Saludos