miércoles, 26 de septiembre de 2012

Calabacín chino relleno con mar y dehesa

Hace unos días presenté este calabacín que lo llaman en ingles OPO Squash y por estos pagas lo llaman calabacín chino ya que de esta zona es su procedencia, aunque este que oficio hoy es procedente de Francia, aunque es probable que se cultiva en la Piel de Toro, ya que los chinos lo utilizan y son muchos los que conviven con nosotros.
Sus cualidades organolépticas son bastantes parecidas al calabacín blanco de estos pagos, aunque en este la pulpa la tiene algo más compacta y queda más tersa después de la cocción, la piel  después de asada algo más firme que la de nuestros calabacines, sus pipas pequeñas y no es necesario quitarlas ya que se cocinan bien, aparte de su exotismo y forma, nada más que comentar. 
La forma que lo he cocinado es rellenándolo y el relleno lo he realizado con cebolla, jamón, la pulpa del calabacín chino y unas colas de langostino.

Así que comenzamos pochando una cebolla cortada en brunoise con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
Próximo al final del procesamiento de la cebolla, añadimos unas lonchas de jamón cortadas en trocitos,
Mientras se pocha la cebolla, que al pocharla a baja temperatura, se tarda por lo menos una hora, preparamos el calabacín para hornearlo, para lo que lo partimos por la mitad
Damos unos cortes, le ponemos en el interior de los cortes un poco de AOVE y salamos al gusto.
Después de 40 minutos en el horno a 180º C, sale semi cocido y con la carne más tersa de lo que hubiese salido un calabacín local.
Vaciamos los calabacines y respetamos la piel para que nos sirva de soporte del relleno.
La pulpa del calabacín la ponemos con la cebolla y seguimos cociendo todo el conjunto.
Las pieles las vuelvo a meter al horno para tostarlas un poco, para este calabacín hubiese sido mejor no hacerlo, ya que se endurecieron tal vez un poco en exceso, aunque quedaron comestibles.
Para el relleno voy hacer una veloute con caldo de marisco, para lo que comienzo cociendo en aceite y una nuez de mantequilla una cucharada colmada de harina,  
una vez tengamos el roux listo, 
añadimos el caldo de marisco y realizamos nuestra veloute para el relleno, por supuesto la veloute la salpimentamos al gusto.
Añadimos la veloute al conjunto de cebolla, calabacín y jamón. Integramos bien todo.
Salteamos unas colas de langostinos y las integramos 
en lo anterior, no seguir cociendo una vez añadidos los langostinos.
Rellenamos las piles con esta mezcolanza, les ponemos queso rallado parmesano  y al horno, bajo el gratinador para que 
adquiera este bonito color y seguido servirlo.


4 comentarios:

Cristina, de: salypimienta.blogspot.com dijo...

Nunca he visto este tipo de calabacín en el mercado, pero lo buscaré para probar las diferencias con el común. Yo los utilizo mucho en la cocina, tanto el normal alargado como el redondo.
un saludo, Cristina

Apicius dijo...

Gracias Cristina por la visita y comentario.
Saludos

Viena dijo...

Siempre son interesantes estos experimentos de nuevos ingredientes, sobre todo porque cada vez hay más en el mercado, a nuestro alcance, y probar nos gusta tanto a los cocinillas.
Sin embargo por lo que comenta, las diferencias no son notables, con nuestro calabacín.
En general yo prefiero las pequeñas piezas de cualquier vegetal ¿estos son muy grandes?
Bueno, gracias por lo que aprendimos.

Apicius dijo...

Hola Viena:
Yo desde luego pruebo todo lo nuevo que veo y según el resultado continuo o no con la utilización de un producto novedosa.
Este está bien, pero no aporta nada a nuestros calabacines a no ser la novedad de su forma.
Que pase un buen fin de semana