sábado, 12 de marzo de 2011

Potaje de garbanzos y acelga

Hoy voy a presentar un potaje, que podemos llamar cuaresmal. Puede que a alguien le llame la atención que en un guiso cuaresmal se emplee la carne, pero a tenor de lo que dijo la Sagrada Congregación en 1909, "se permite el tomar sopa con caldo de carne, ya que el caldo de carne, no es carne estrictamente hablando". Otro inciso el caldo llamado Maggi o Knorr puede usarse en días de abstinencia, porque no consta sea hecho de carne, esto lo dijo Noldín y también teniendo en cuenta esta aclaración el empleo es reseñada en diferentes preparaciones que se citan en La Cocina Práctica de Cuaresma de 1905.
Pero sigamos con mi potaje de garbanzos y acelgas, ponemos en un puchero, en este caso en una olla rápida, los garbanzos puestos a remojo por toda la noche, un trozo de carne con su cañada, un tomate,  
una cebolla, un puerro, medio pimiento verde, una zanahoria, un trozo de chorizo, un pimiento choricero y media cabeza de ajos. Salamos al gusto y no añadimos aceite, aunque se autorizaba la utilización de grasa animales y margarina en sustitución del aceite de oliva. Después de cocer el tiempo que recomienda el constructor de la olla o nos dicta nuestra experiencia. Sacamos del fuego y dejamos enfriar.
Una vez abierta la olla, sacamos todas las verduras y con
el caldo las vamos pasando por el pasa purés.
Este caldo que obtenemos, nos será muy útil para sopas y para caldos de cocción de otros guisos.
Las acelgas las coceremos a parte. La parte verde de estas hojas con la parte más estrecha de la parte blanca, las emplearemos en el potaje de garbanzos y las pencas las utilizaré en hacer unas pencas de acelga rellenas.
Después de bien lavadas estas hojas de acelga.
Pico la parte que he mencionado y las pongo en el fondo de la olla con un cazo del caldo que he preparado anteriormente, salo al gusto. Las pencas las pongo a cocer en un cestillo que tiene esta olla para cocer al vapor. Esto lo veréis en la entrada que publique las pencas rellenas.
Una vez cocida la acelga, la pongo en un cazo, con unos garbanzos y con cacillo de caldo. Le doy un hervor, para unificar el plato y listo para ser servido.
Aspecto de la preparación una vez en la mesa.
Con la carne y chorizo, hacemos un arreglo con un poco de salsa de tomate y unas patatas chips.
Puede que a alguien le extrañe que no haya cocido las acelgas con los garbanzos, es decir cuando los garbanzos están casi cocidos o cocido, echar la acelga picada y en unos minutos las tendremos listas y mejor integradas en la preparación, pero, en la vida siempre hay muchos peros, a mi mujer no le gusta la acelga y si el arreglo del cocido, por lo tanto hay que acoplar las preparaciones a las preferencias de cada uno.
Nota:
En la sección "Vagabundeando por mis libros" voy a poner cosas leídas, para aclarar, por ejemplo lo del caldo de carne, ya que no son elucubraciones mías, sino escrito con el "Nibil Obstat" del Obispo de la diócesis donde se editaba el libro.
Aunque también podéis leer los dos libros que tratan estos temas en la sección de "Libros antiguos".

13 comentarios:

garlutti dijo...

Que potaje mas rico ...tambien lo hago pero mas vegetal ...este esta fantastico ..saludos Marimi

Nora dijo...

A mi, como a tu mujer, las acelgas no me van mucho, pero ese potaje tiene una pinta estupenda.
Feliz sábado.

Viena dijo...

Sí me preguntaba yo el por qué no echaba las acelgas al potaje, así todo explicado. A mi sin embargo me encantan las acelgas, tanto que mi "potaje de vigilia" llega medio kilo de acelgas que luego se quedan en poco, pero me parecen deliciosas. Ah, en lugar de carne, lleva bacalao, así es como se hace en Orihuela como se suele decir, de toda la vida.
Es curioso lo de las interpretaciones sobre la cuaresma, estoy disfrutando todo lo que nos está trayendo. Muchas gracias.
Un abrazo.

MaryLou dijo...

Una potaje estupendo!!! las acelgas son una verdura que o te gusta o la odias, y en mi casa hay uno que las odia, así que tengo que hacer apaños como el tuyo.
Besicos

Roció y Jose Manuel, "lasrecetasdetriana.blogspot.com" dijo...

Nunca hemos preparado con acelgas el potaje, le añadimos espinacas, no me preguntes el porque, sera tradición familiar...
Copio tu receta.
Saludos

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Yo también me preguntaba porque no añadir las acelgas al final de la cocción de los garbanzos, queda explicado, hay que adaptarse a los gustos de cada casa.
Un potaje muy rico.
Saludos.

Gabriela, clavo y canela dijo...

A mi me gusta mucho el plato, ya que en casa a todos gusta esos ingredientes. Muy nutritivo por cierto...
saludos
Gaby

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Saludos

Apicius dijo...

Se me ha olvidado comentarle a Viena que por aquí también se utiliza el bacalao en este tipo de potajes. Pero le quería dar el toque de carne en esta ocasión y además es como le gusta a mi mujer, pero sin acelgas.
Saludos

Loladealmeria dijo...

¡¡¡ Rico potaje ¡¡¡ me gusta con carne, bacalao, jamón...solo, con todo los garbanzos con acelgas, con espinacas, exquisitos, estos tienen muy buena pinta.
bsss desde Almeria.

BlueLady dijo...

Bueno, yo la verdad es que no sigo mucho los dictados cuaresmales, pero como dato informativo está bien.
Has hecho este potaje con un mimo extraordinario, no me extraña que te haya salido tan rico. Ese trozo de carne añadido con el hueso de tuétano, sin duda, le da un sabor riquísimo a todo el conjunto. La acelgas me gustan, pero dentro del potaje ya sabes que le dan un color oscuro que no gusta.
Un saludo.

Apicius dijo...

Hola Lola de Almeria y Blue Lady.
Gracias por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Saludos

Carlos Egea García dijo...

Hola, Apicius.
Supondrás que a mí este potaje me ha gustado. Es sí, quitando la carne que para otros puede que sea fundamental. No hay ninguna diferencia en el resto.
Gracias y un saludo,
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com