domingo, 26 de junio de 2011

Galletas o pastas de amaranto

Hoy voy a presentar unas preparaciones que estoy ensayando con el amaranto como ingrediente principal. Todo ha comenzado con una preparación que se editó en el blog  Grabriela, Clavo y Canela con el titulo "galletas de amaranto", en esta entrada Gabi relata una bonita narración de lo que fue el amaranto en al dieta mexicana y como se perdió este cultivo para ser recuperado a finales del siglo XIX. 
Hice algunas modificaciones en los ingredientes que utilicé, cambie la harina integral por la harina de Maíz y así mismo el azúcar fue sustituido por miel y a unas de las galletas les añadí torta de cacao (recibida de Mexico el pasado Enero, que las utilizo para preparados especiales). Las cantidades iniciales que utilicé fueron similares a las utilizadas por Gabi, 100 gramos de semillas de amaranto convertidas en harina, 30 gramos de aceite de oliva virgen extra (Gabi utiliza aceite vegetal sin especificar de que semilla), 2 huevos y en esta fotografía se ve la torta o galleta de cacao, 

40 mm. de leche, 70 gramos de miel, vainilla y en el platillo las semillas de amaranto hechas harina. La harina de amaranto que la molí en un molinillo eléctrico para café quedó de grano no muy fino, vamos que no quedó como la harina casi impalpable de trigo y luego este granillo se nota en el producto final.
Pongo la harina de amaranto, harina de miz y miel en un bol, 
añado huevos y leche.
Amaso bien todo hasta obtener una pasta como la que podéis ver. Durante el amasado añado vainilla hasta dejarla al gusto del oficiante. Al principio de esta exposición he anotado las cantidades previstas a utilizar, pero tal vez al utilizar harina de maíz,  que chupa menos líquido, tuve que añadir un poco más de harina de maíz y amaranto, también añadí algo más de miel para dejarlos en el grado de dulzor que me pareció adecuado. La mitad de esta pasta la aparté y  
al resto le fui añadiendo ralladura de galleta de cacao.
A la primera parte de masa reservada le añadí unas pasas de corinto y semillas de amaranto, amasando todo bien e hice con ellas un rulo con la ayuda de film de cocina.
Con la otra pasta, a la que añadí cacao, hice así mismo un rulo.
Aquí tenemos los rulos que los deje como una hora en la nevera para que el amaranto se humedeciera un poco y ablandase, ya que las semillas son algo duras. 
Una vez pasado el tiempo de nevera, corté los rulos en discos y sobre un silplat pasaron al horno a 170º por 20 minutos. Los discos de la masa que tenia cacao los rebocé con semillas de amaranto, las de la parte alta de la foto.
Así salieron las galletas o pastas de amaranto, estas son a las que añadí a la masa semillas de amaranto y pasas de corinto. 
Estas son las que tenían como ingrediente extra cacao y fueron rebozadas con semillas de amaranto.
Notas varias sobre este preparado:
Las semillas de amaranto se encuentran sin ninguna dificultad, al menos en Vitoria, en tiendas de productos ecológicos y/o en comercios de herboristería, yo las compré en Tierra Viva de la Calle San Francisco. 
Las semillas de amaranto deben de ser molidas bien o la harina obtenida cernida por un cedazo muy tupido, estoy pensando que una media de las de que antaño se denominaban de de "Nylon o Cristal" que nos serviría muy bien para este fin sin tener que comprar un cedazo.
Las semillas de amaranto, al menos las que yo compré, son duras y si uno las mastica directamente se nota su grano áspero al ser roto. 
Esta pregunta va para Gabi: Veo en su fotografía final que el amaranto con que rebozó sus galletas esta como inflado, se ve más etéreo y desde luego esa semilla me da la impresión que ha sido procesada previamente y se ve que ha tenido que perder su textura "arenosa". Me puede ampliar un poco la información sobre el amaranto que utilizó.
Al utilizar yo unas semillas tal cual, sin ningún proceso previo y encima, sobre todo las del rebozo, que se han tostado, y por lo tanto han quedado más duritas y crujientes por lo que dan una textura arenosa a la a la galleta.
Salvando este factor de la arenosidad de las galletas, el sabor muy agradable  y la textura, excluyendo la dureza del amaranto, buena.
Factores a tener en cuenta en la próxima vez que ensaye estas galletas: Obtener una harina más fina de las semillas del amaranto o bien utilizar semillas cocidas previamente, desecadas y fritas para hincharlas como se hace con el arroz inflado.
¡No siempre salen las cosas perfectas en la cocina! pero de los errores y dificultades aprende uno y los demás si se comunican. 

9 comentarios:

lola dijo...

madre mia lo que aprendo cada dia no sabia de la existencia del amaranto, me encanta aprender cosas nuevas y saber de otras culturas


¡¡besos¡¡

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Es usted muy valiente al experimentar con productos nuevos, aunque es la mejor manera de que al final la receta salga perfecta.
Saludos.

Hilmar dijo...

Compré un paquetito de amaranto con intención de preparar estas galletitas... a ver cuándo me animo.
besos,

Gabriela, clavo y canela dijo...

Buenos días Apicius, aunque para mi es media noche aun aqui, jeje tomé unas taza de café por lo que ando con insomnio.
Las semillas de amaranto que nos venden aqui en paquetes en el supermercado, son tostadas, y el efecto es como arroz inflado, muy leves, que si uno sopla, hasta vuelan. Imagínese, son tan leves que 1 taza de amaranto pesa 25 gramos. Por lo suave que son, fácilmente sale la harina hasta en la licuadora.
No sé si recuerda los cubitos de dulce de amaranto que le envié, eran leves y suaves al masticar.
Estoy muy contenta que haya practicado la receta, y asi descubrir un nuevo ingrediente en su cocina. Y lo mejor, como Ud dice, que salvo la arenoosidad, el sabor fue agradable.
Le mando saludos, y gracias por enlazarme
Gaby

Apicius dijo...

Gracias Gabi por su aclaración.
Ya me había dado cuenta por su fotografía que sus semillas tenían algún proceso previo.
La siguiente vez que las haga, que no tardaré, intentaré adquirir las semillas tostadas o sino ver la forma de hacerlas en mi cocina.
Desde luego que recuerdo las pastillas de amaranto, las cuales no tenían esa arenosidad que he notado en mis galletas.
Que pase una buena noche.
Saludos

Apicius dijo...

Gracias Lola, Cocinera de Betulo e Hilmar por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Ya tengo la clave, que ha enviado Gabi, para quitar la arenosidad a este preparado.
Saludos

Carlos Egea García dijo...

No había visto ninguna receta con amaranto (nombre que me evoca la literatura de García Márquez). No creo que vaya a ser sencillo dar con estas semillas, pero si me las encontrara ya tengo algo sobre lo que practicar.
Gracias, Apicius.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Viena dijo...

Yo también tengo anotada en pendientes la receta de Gaby para hacer estas galletas. La verdad es que desde que las vi en su blog, pensé que quería ensayar con este ingrediente, pero todavía no he tenido tiempo. Usted con su avanzadilla, lo ha facilitado bastante, como siempre, enseñándonos.
Un abrazo.

Apicius dijo...

Gracias Carlos y Viena por sus respectivas visitas y comentarios.
Creo que va a ser un producto que va a dar juego en la cocina, al menos en la mía.
Estoy pensando, al ser la semilla de tan diminuto tamaño, utilizarla en un cuz cuz.
Saludos