domingo, 13 de febrero de 2011

Test Culinario

Les propongo una prueba bien barata, el valor de un huevo de gallina.
Tomar un huevo de gallina fresco y meterlo al congelador, como mínimo a -20º C durante 10 días.
Descongelarlo y cascar el huevo.
Os encontrareis, para muchos, una sorpresa.
Luego de probar la yema y ver que partido se le puede sacar, sería interesante conocer, en comentarios, los resultados de este test y que se les ocurre que se podría hacer.
Gracias anticipadas.

11 comentarios:

Kike dijo...

Hoy no es el día de los inocentes, ¿no?. :-D

Voy a mirar a qué temperatura está mi congelador y si cumple lo haré ahora mismo.

Apicius dijo...

Kike no es ninguna broma, la cocina es demasiado seria para andarse con bromas. Lo tengo hecho y es interesante.
Todavía solo tengo un par de utilizaciones, pero creo que tiene que dar más juego.
Saludos

lola dijo...

algo parecido vi en el foro de cocina creativa, no recuerdo que usos se la daba pero creo que es como si ya estuviera cocinado ¿no?


¡¡besos¡¡

ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

Tras un período de descanso obligatorio, he vuelto poco a poco a este mundo que tanto me llena y me gusta.
Nunca había entrado en tu blog antes, pero si que te he visto en otros blogs que suelo frecuentar y al final me he decidido a entrar y conocerte y me he quedado muy contenta, tienes un gran contenido y espero seguir poco a poco leyendo todo lo que pones.
Gracias por hacerlo.

CUATRO ESPECIAS

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Se cuece? Yo tengo el congelador siempre a -18º y ahora mismo estoy segura de que no tengo hueco alguno, pero lo tendré en cuenta.
Saludos.

Viena dijo...

Apicius: Hace años leí esta técnica de "cocción" al frío. Lo he experimentado. Hay que decir que el huevo hay que meterleo en el congelador envuelto en film transparente, no sé si usted lo leyó así, la clara hay que tirarla, no vale después de los 10 días y la yema estará cocida o criogenizada, sería más exacto. Tiene una textura muy fina, diferente a cualquier otra forma de cocción, el sabor también se hace más sutil. Yo la he probado en tostadas con aceite y unas ralladuras de trufa. También la he probado con mantequilla de amapola y con algunas otras salsas. Mi opinión personal es que o no le he sacado el partido que se puede sacar, que seguramente lo tiene, o no merece la pena la espera de 10 días y el desperdicio de la clara. No le he encontrado demasiado encanto, la verdad, pero sí leí en su tiempo, que es una delicia preparada con según qué cosas. A ver si puedo localizar aquella documentación y la traigo.
Igual me he adelantado al test, pero como ya la he probado, me he tomado la licencia. Espero no haberme precipitado.
Me parece muy interesante ver lo que dicen sus lectores, creo que podemos aprender, al menos yo, mucho de la experiencia.
Un abrazo.

Apicius dijo...

Gracias a todas por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Algunos de los comentarios dan con la solución más o menos.
La clara se puede seguir utilizando y las yemas no están cocidas, sino duras como si estuvieran cocidas, pera la textura es completamente diferente.
Lo que interesa es saber que usos se les puede dar a estas yemas.
Los huevos no hay que envolverlos en film plástico, al menos yo no lo he hecho.
El asunto que me interesaba es ver que se puede hacer con estas yemas.
Saludos
Saludos

tomy dijo...

Hola Apicius, esta técnica, creo que la primera vez que la vi usar, si mal no rcuerdo, fue en el Alvar González de Vinuesa,yo la he usado en varias ocasiones, aquí le dejo alguna referencia, saludos desde Zaragoza, Apicius, un placer leerle

http://entrecolycollechuga.blogspot.com/2008/01/huevo-frito-con-jamon-todo-virtual.html

http://entrecolycollechuga.blogspot.com/2009/02/huevos-de-codorniz-congelados-y-fritos.html

Rafa dijo...

Yo lo hice hace varios años... es sorprendente como queda y la explicacion supongo que puedes darla mucho mejor que yo... es decir... que la proteina de la yema se empieza a cocinar a -18º. Es interesante meterlo en papel film o en un tupper debido a que la cascara del huevo es porosa y puede tomar los aromas no deseados del congelador.

La textura final es complicada de describir aunque leí una vez que era similar a la del tocino de cielo... bueno... podría ser.

Una aplicación facil es un paté de huevo que lo podemos acompañar de una mermelada de pimiento rojo.

Otra aplicación para los mas atrevidos es hacer un falso huevo poché. Haremos una salsa con las yemas congeladas y por otro lado, cogeremos claras frescas de otros huevos (no del congelado) y las pondremos dentro de un film trasparente para hacer una especie de huevo cocido. Lo podemos meter en el microondas o meterlo en agua hirviendo como el huevo poche. Cuando lo saquemos, le hacemos un agujerito y le introducimos la salsa de la yema congelada. De esta forma, estará cocido por fuera y la salsa de la yema congelada por dentro. Huevo poche a dos temperaturas!!! jajaja... esta divertido.

Un abrazo...

Rafa

CoCaS De SáBaDo dijo...

toma ya!!! no tenía ni idea. Muchas gracias a tod@s y en especial a tí Apicius

Apicius dijo...

Gracias Tomy, Rafa y Cocas de Sábado por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Al final del test creo que todos sacaremos alguna nueva enseñanza.
Saludos