jueves, 6 de diciembre de 2012

Lumaconis rigatis rellenos

Después de rellenos estos lumaconis rigatis, que en la lengua de Cervantes les llamamos caracolas de pasta, les pondremos salsa de tomate y bechamel e irán al horno, pero vayamos paso a paso como han sido oficiados. 

Comenzamos sofriendo picado de vacuno, al que se le ha puesto como un 20% de carne grasa de papada de cerdo. La vamos salteando en un mínimo de AOVE
Cuando la carne ha cambiado de color, añadimos jamón picado y chorizo
y un poco de paté de foie, mezclamos todo y reservamos.
En el mismo wok, pero sin la carne, pochamos cebolla en un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, poniendo especial cuidado que no se nos queme.
Una vez que la cebolla la tenemos bien pochada
añadimos un par de tomates troceados, 
y vamos cociendo todo, hasta obtener una salsa compacta.
Añadimos el picado, salpimentamos al gusto y cocemos por unos minutos para 
que todos los ingredientes se amalgamen bien.
Todo el relleno lo metemos en una manga desechable de cocina, es mejor metodo para rellenar las caracoles que el uso de una cuchara o cucharilla.
Este es el aspecto que tienen las caracolas antes de cocer, se cuecen los Lumaconis conforme al tiempo que indique el fabricante. 
Uno a uno rellenamos las caracolas y las vamos depositando en una fuente con una cama de salsa de tomate. La fuente del tipo que se pueden meter en el horno.
Cubrimos todo con una fina capa de bechamel al queso y 
sobre todo un poco de queso rallado, tipo Manchego, Idiazabal, Roncal, etc. Yo le he puesto un Idiazabal viejo. Meto todo al horno debajo del gratinados hasta 
que la superficie se broncea. 
Una ración generosa de lumaconis rigatis emplatada.

4 comentarios:

Niágara dijo...

Buenos días: Cuando eramos pequeños los canelones eran nuestra comida favorita, con un relleno muy similar al suyo. Mi madre picaba restos de guisos de carne (que no eran santo de nuestra devoción en su estado original) y de pollo asado junto con la cebolla pochada, el foigras y un par de quesitos. Estos tienen la ventaja de ser de bocado y no desparramarse al servirlos, así que los tengo que probar.
Un saludo.

Apicius dijo...

Buenos días Niágara:
No cabe duda el relleno es clásico en muchas cocinas.
Gracias por la visita y comentario.
Que pase un buen puente a pesar del gobierno.
Saludos

Recetario Spanglish para mis hijos dijo...

Qué delicia! Nunca hice fideos rellenos, pero sí canelones con crepes. Un abrazo,

Apicius dijo...

Gracias por la visita y comentario.
Saludos