lunes, 22 de marzo de 2010

Alcachofas doradas, (huerta, mar y montaña)

Con motivo de la celebración del cumpleaños de una de mis hijas, como regalo de cumpleaños, le hice toda la comida de celebración, en total 16 comensales. La comida la rematamos en una sociedad gastronómica Hamarretako, por lo tanto hice preparaciones previas durante el viernes y sábado, en casa, envasé al vacío todo lo que pude y el domingo traslado a la sociedad todas las preparaciones previas y rematar los platos. Explico todo esto, porque en la secuencia de las fotografías hay pasos perdidos. Cuando termine de como hice los platillos, pondré el menú completo en la cocina de cada día.
Comienzo hoy con la preparación de unas alcachofas doradas, ¡que mejor cosa para esta joya de la huerta¡ que dorarla con polvo de oro comestible o dependiendo del la cartera de cada uno, se pueden dorar con sucedáneo de oro comestible también.
Después de limpias las alcachofas de sus duras hoja, dejamos los corazones y los freímos hasta que queden doradas por fuera y tiernas por dentro.
 Después las espolvoreamos, discretamente con polvo de oro o le pegamos un pan de oro. Utilizando el sucedáneo de oro, que es lo que yo utilicé. Este sucedáneo se disuelve en un alcohol blanco, por ejemplo tequila, orujo etc. yo utilicé tequila, se aplica con pincel o por inmersión, una vez que el aceite se lo hayamos quitado lo mejor posible. El aspecto final será como el que se ve en esta fotografía, el interior de la alcachofa la vaciamos un poco para poder poner el relleno. El dorado se les puede dar tan completo como se quiera, fijaros en los tallos que dorados los he dejado, para las alcachofas me parecía excesivo dejarlas así.
 Aquí las alcachofas rellenas con un poco de tuétano (en una reseña posterior, pondré como se prepara el rulo de tuétano), una almeja, un toque de salsa a los cuatro quesos, (parmesano, azul, gorgonzola y cabra). Como remate debían de haber llevado unas huevas de trucha, pero cosas del directo, se me olvidó ponérselas y a la mesa salieron sin este detalle de color rojo y a la vez iban a dar al plato el toque de salinidad.
Se pueden ver en este enlace unas que hice en el pasado, pero sin el toque dorado.

1 comentarios:

doña antia dijo...

mmmmmmmmmmmmhhhhh que rico


me excitan las alcachofas