viernes, 17 de noviembre de 2006

Asadurillas de cordero

La asadurilla no voy a decir que sea un plato popular, bueno tal vez sí, lo que no se ve en mesas que se pueden tomar como referentes, pero si creo que no hay términos medios, o gusta y se paladean las diferentes texturas del plato o solo por el hecho de que son asaduras no gustan y son incapaces de probarlas siquiera, cosa sicológica será.

Yo veo que es un plato contundente y muy agradecido, aunque por estos pagos te la cobran, la de cordero, al precio de este ya que cuando se compra por medios hay que llevarse en el lote o bien la cabeza o la asadurilla.

Así que he preparado con las asadurillas de cordero al método clásico, que sin ser un estofado en el sentido literal, se le asemeja algo, aunque el “étouffer” no ha sido al 100 %.

Los ingredientes que he empleado han sido: La asadurilla compuesta del bofe (pulmón), corazón, hígado y un riñón, una cebolla, ½ bol de vino blanco y otro tanto de salsa de tomate, unos ajos, una guindilla, un pimiento verde (ausente en la fotografía), pimienta negra y sal al gusto. El poco aceite utilizado ha sido de oliva extra virgen.
Empieza la función salteando el bofe, que lo habremos cortado en trozos, procurando quitar todos los tubos branquiales posibles, dejando tan solo los mas diminutos.
Saltearemos estos cortes hasta que cambien bien su color y se encoja un poco, salpimentáremos al final.
Continuamos salteando el corazón, luego el hígado, todo ello cortado en trozos. Sacamos y reservamos
En una cazuela empezamos a pochar la cebolla y el ajo
A medio proceso añadimos el bofe, guindilla y el pimiento verde picado y seguimos salteando todo el conjunto.
Cuando empiece a tomar color añadimos el vino y el tomate y tapamos la cazuela y dejamos en cocción hasta que el bofe esté tierno
Ahora es la hora de añadir el corazón e hígado, salpimentamos si es de nuestro gusto y seguimos cociendo un poco.
El hígado no hay que cocerlo mucho ya que se puede quedar con una textura un poco acorchada. En esta fase de cocción lo haremos con la tapa abierta si tenemos el conjunto con demasiado caldo, si no es así se puede seguir en esta fase final con la tapa puesta.
Emplatado de una ración generosa acompañada con arroz blanco.

4 comentarios:

Pablo Arribas Fernández dijo...

La gente no sabe lo que se pierde...
Excelente receta, yo incluyo al final 250gr de sangre cocida, le da mayor suavidad y una inigualable textura.
Discrepo en lo del precio, la semana pasada compre 4 cabecillas de lechazo, una asadurilla completa, y los 250gr de sangre, y pagé poco mas de 7€ por todo en la Casqueria, cominos 4 comensales con ensalada muy bien por 9€.

Apicius Apicio dijo...

Así es Pablo, los que no gustan de estos preparados, pues eso, que ellos se lo pierden.
En esta zona no hay establecimientos dedicados únicamente a la casquería, como sucede en Madrid, así que algunos tipos de casquería están, no caras, pero si con el precio un poco subido. Desde luego aquí por 9 euros para unas tapas.
Gracias por la visita y comentario.
Que pase buen día a pesar del gobierno.
Saludos

Angel Carrizo Novillo dijo...

Hace unos días ase al horno una cabeza de cordero. Me comí hasta los ojos, que nunca había probado. Una delicia. Esta noche toca asadura. Vamos ahí.

Apicius Apicio dijo...

Buenos días Angel:
Espero que la asadura le salga tan buena como la cabezuela de cordero asada.
Pase un buen día.
Saludos