lunes, 23 de noviembre de 2015

Cocktail para una fiesta


Siguiendo con la saga de dar ideas para organizar el menú de los fastos de diciembre, propongo este preparado

Un cocktail que no es laborioso de hacer y tampoco muy caro si sustituimos el cangrejo ruso imperial por barritas de surimi. 
                                        
Para comenzar la preparación voy a realizar una grasa al sabor de gamba, para ello sofrío cabezas de gambas en una nuez de mantequilla y una cucharada de aceite de oliva virgen extra. 

Una vez bien sofritas y aplastadas en la sartén, 
filtro todos los jugos y grasa con el fino y 
reservo esta grasa para añadir a la mahonesa y darle el saborcillo de las gambas.
La mahonesa la he hecho al uso, yema de huevo, aceite de oliva virgen extra, sal y limón. Una vez emulsionada la mahonesa he añadido la grasa con sabor a gambas, un ligero toque de mostaza suave y unas gotas de salsa picante. Estos dos últimos ingredientes hay que utilizarlos para dar un ligero toque a estos sabores, bueno el picante no es un sabor sino una sensación que lo trasmite el nervio trigémino al cerebro. El sistema sensitivo o trigeminal (que genera información del dolor),  nos proporciona y es responsable de que podamos registrar sensaciones como el picante, la sensación de quemadura del alcohol y la frescura de la menta.
Preparamos nuestra mise en place de lo que vamos a utilizar en este cocktail de marisco que no van a ser más que unos mejillones, unas almejas, unos langostinos, cangrejo ruso imperial y gambas.
Cocemos las almejas y mejillones en unpoco de vino blanco, salteamos las colas de las gambas y langostinos y el cangrejo ruso tal cual viene en el frasco de conserva. Las gambas y langostinos los he salteado ya que en mi modesta opinión tienen un sabor más pronunciado que si los cocemos.
Comenzamos el montaje del cocktail, en la copa ponemos una cama de hojas verdes, en este caso ha sido solamente hojas de escarola picadas, pero podemos poner un mezclum de hojas verdes, unas hojas de rúcula, etc.
Encima de la cama ponemos un poco de mahonesa.
y sobre esta, mejillones y almejas, 
para rematar con las gambas, cola de langostino y un trozo de cangrejo ruso imperial.
Sobre todo un poco más de mahonesa y ya tenemos el cocktail listo para ser servido y degustado.