miércoles, 30 de mayo de 2012

Morcilla con salsa de tomate

Hoy les presento un plato bien sencillo, como es la morcilla en salsa de tomate con pimientos.
Una morcilla de Burgos la cortamos en rodajas y con un poco de aceite, AOVE por supuesto, se tuestan ambas caras. Mejor hacerlo en una sartén anti adherente para que no se peguen a la sartén y no se desarmen las rodajas. 

Una vez las rodajas de morcilla a nuestro gusto, añadimos un poco de salsa de tomate y unos pimientos del piquillo.
Cocemos todo junto por unos minutos y tenemos una preparación que lo mismo sirve para una tapa, entrante o plato de una comida.

5 comentarios:

Bartolo dijo...

Soy forofo de la morcilla en todas sus manifestaciones.
Nunca la he probado con tomate, pero viendo la pinta de este post tuyo, no tardare en hacerlo.

Gracias por descubirnos nuevos caminos (o no tan nuevos)

Un abrazo
Bartolo

Laurita Piñero dijo...

Yo como morcilla de manera muy ocasional y rara vez la he comprado. Pero siempre ha sido cruda, en la barbacoa o en el cocido, pero nunca como formando parte de un plato, que estoy segura que así debe estar bien buena.

Un beso

Neus dijo...

La verdad es que tiene muy buena pinta! :) Debe de estar rico ^^

Viena dijo...

En Orihuela siempre se ha comido la morcilla con tomate así, en salsa como usted la prepara, eso sí, es morcilla de cebolla, de la que se estila por la Vega Baja.
Una buena preparación.
Saludos.

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar un comentario.
La verdad que a raíz de esta receta, me ha comunicado más de un@ la gran variedad de preparaciones que se hacen en la Península combinando morcilla local con salsa de tomate, ha sido una cosa interesante que me hace aumentar mi acervo cultural gastronómico.
Saludos