domingo, 27 de mayo de 2012

Crema de alcachofa sacada de sus duras hojas

En la entrada anterior, Alcachofas cocidas,  decía que las hojas de las alcachofas las cuezo separadas.
En esta entrada vamos a comenzar a hacer la pasta o pulpa de estas hojas, para en otra entrada hacer un par de preparados, uno va a ser una crema y otra tal vez sea crema de alcachofas con bacalao.
El raspado de las hojas cocidas de alcachofas, lo podemos hacer de dos maneras. La primera pasando el canto de la cuchara, por la parte de la pulpa y depositando la pulpa extraída a cada hoja en un recipiente. Este procedimiento es el que más me gusta, aunque es el que da mayor trabajo.

Así que en esta ocasión he utilizando un pasa purés grande, lo suelo utilizar cuando emboto tomate, como veis le he puesto el tamiz que tienen estos pasa purés especial para verduras, como veis son ranuras bastante apreciables.

Se van echando hojas y se van pasando. De cuando en cuando hay que quitar

las fibras que se van quedando en el pasa purés.
Como podéis apreciar en esta fotografía, el producto obtenido por este método es bastante basto. De 24 alcachofas he obtenido la cantidad de 920 gramos.
El primer paso para afinarla, es pasar por el tamiz del pasapures más fino que se tenga. Como veis ha quedado más fino, pero ahora tenemos 850 Gramos, le hemos quitado 70 gramos de pequeñas fibras que teníamos en el primer puré.
Este puré anterior se puede comer perfectamente y no notaremos ninguna aspereza, pero a mi me gusta todavía más fino así que lo paso por un colador fino con la ayuda de un cazo.
Como veis en esta fase queda una pasta, que ya no pasa por el fino y la desecho.
Aquí se ve el producto final, que como se aprecia es un puré muy fino. Peso final 730 gr.
Ahora solo me queda realizar las dos preparaciones que tengo previstas. Lo haré en el curso de esta semana próxima.
Como veis los corazones de las alcachofas los comemos completos, de las hojas sacamos este suculento puré, que al menos para mi, es muy agradable, tanto así con una cucharada de aceite de oliva virgen extra o cocinado con un poco de crema de leche y alguna otra cosilla.
Los tallos, que normalmente acompañan a las alcachofas, una vez pelados y cocidos son excelentes para acompañar a las ensaladas.

7 comentarios:

Niágara dijo...

¡Qué buenísimas las alcachofas! Es cierto que las hojas dan mucho trabajo pero merece la pena aprovechar hasta la última gota de carne comestible. Este puré es delicioso. A veces lo pongo en lugar de salsa de tomate para la lasaña (junto con la carne picada de ternera o pollo, la cebollita pochada y un poco de Philadelphia light)y queda de muerte.

Nora dijo...

Me parece estupenda esta forma de aprovechar las hojas más duras.
Un besito

Carlos Egea García dijo...

Es algo trabajoso este preparado, pero es una buena manera de aprovechar los restos de una verdura que produce muchísimos.
Por otro lado, me ha gustado mucho la renovada faz del sitio. Ha quedado muy moderna y más legible. No sé si ha sido trabajo tuyo o de algún colaborador, pero felicidades en cualquier caso.
Saludos,
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Viena dijo...

Es verdad que cuando trabajamos con alcachofas nos damos cuenta de la cantidad de deshecho que tiene este estupendo vegetal, sin embargo, de esta forma, usted aprovecha todo: tallos, hojas y corazones. Así es otra historia. Además, este puré tiene que estar divino con aceite de oliva, como usted dice. Geniales ideas, ecológicas y prácticas.
Buen domingo.

Delicias Baruz dijo...

Tiene que estar deliciosa, con todo el sabor que guardan las hojas duras, en casa nunca se tiran, se emplean para caldo, cremas y la mayor parte de las veces para saborearlas, es uno de mis vicios, el chupetearlas. Un abrazo, Clara.

Alessandra dijo...

Bellissima!

Ciao
Alessandra

http://alessandrazecchini.blogspot.co.nz/

Apicius dijo...

Gracias a tod@s por visitar mi cocina y dejar un comentario.
Saludos