sábado, 15 de julio de 2006

Gulas al ajillo con Langostinos.

Esta combinación me gusta y es la única manera en las que como las gulas.
Las gulas haciéndolas tal y como se hacían las ya casi legendarias angulas, las encuentro dulces y no me entusiasman mucho.
Con esta combinación los langostinos transfieren sus jugos y aromas a las gulas y no las encuentro dulces y si mucho mas agradables.

El primer paso es poner aceite de oliva extra virgen en una sartén, en el que ponemos unos ajos y unos aros de guindilla, lo calentamos y dejamos en infusión.
Como la preparación de este plato es muy rápida, en el momento que vamos a servir, calentamos el aceite, una vez templado/caliente añadimos los langostinos y los saltamos brevemente.
Los langostinos no hay que hacer mucho, ya que cuanto más los hagamos más coriáceos los encontraremos y menos sabrosos. Salamos al gusto
Añadimos las gulas, damos unas vueltas, hasta que las gulas se atemperen bien.
Las pasamos a una cazuela, previamente calentada y servimos en ella, rectificar de sal si fuera necesario.
Nota
Como es lógico podemos oficiar el plato en cazuela de barro, bien colectiva o individual. Pero para la vitro prefiero utilizar la sartén

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué es "dejar en infusión? Muchas gracias.
Ros

Apicius dijo...

Hola Anónimo comunicante:
Dejar en infusión es dejar cualquier cosa en un líquido caliente o frío para que intercambien sabores y aromas.
Cuando hacemos un te, estamos infusionando las hojas de te en agua caliente.
Saludos