sábado, 16 de mayo de 2015

Pastas de piñón, frutas y mantequilla tostatda

Por estas fechas suelo oficiar este tipo de pastas para obsequiar a las personas que aprecio.
Estas primeras las denomino de mantequilla tostada, ya que la mantequilla se tuesta hasta
que se ponga de un color pardo negruzco.
Vamos a necesitar: 350 gramos de harina, 100 gramos de azúcar, 230 gramos de mantequilla, 2 huevos y 4 gramos de levadura química en polvo (Royal es la que utilizo)
Comenzamos batiendo los huevos,  
hasta dejarlos espumosos.
En un cazo ponemos a fundir la mantequilla a fuego medio/fuerte, vamos revolviendo y veremos que nos empieza a oscurecer la grasa y a salirle unos puntos negros, este es el momento de añadirle el azucar y seguir revolviendo, ya fuera de fuego.
Una vez se haya atemperado la mezcla y alcance unos 50º C, 
vamos añadiendo, poco a poco, a los huevos batidos
Una vez que tenemos lo anterior bien integrado batido, 
añadimos la harina y 
mezclamos bien hasta formar una pasta, no muy firme.
Llenamos una manga pastelera y 
marcamos las pastas en una bandeja de horno, encima de cada pasta ponemos una almendra y las metemos al horno por 18/20 minutos a 180º C
y de esta forma salen. Se dejan enfriar sobre una rejilla y listas para ser degustadas.
Las siguientes pastas que les muestro son las de Piñón, que son a base de almendra molida, azúcar, huevo, piñones y patata.
La patata es es estrictamente necesaria, pero entonces con el azucar tendremos que hacer un almibar a punto de hebra.
Las cantidades que voy a utilizar para estas pasta y las siguientes son. 1 kilo dee almendra molida, 3 yemas de huevo, 750 gramos de azúcar, 500 gr. de piñones (se pueden utilizar menos) y un par de patatas medianas, recién cocida con su piel.
Las patatas recién cosidas y desposeídas de su piel en caliente, se pasan por el pasa purés
de manera que caiga la patata sobre el azúcar y revolvernos,
y debido al calor de la patata y humedad de esta, el azúcar se nos disuelve, formando un puré bastante fluido.
añadimos la almendra molida y revolvemos, 
a la masa le añadimos las 3 yemas y volvemos a revolver, al final obtendremos una pasta húmeda, pero moldeable.
Las manos las tendremos bañadas con clara de huevo (así no se nos pegará la pasta) y vamos tomando pequeñas porciones, dándoles la forma de una croqueta y posteriromente las rodamos por los piñones hasta 
obtener este aspecto. Las metemos al horno por 18/20 minutos a 180º y 
Saldrán de este aspecto,
De la pasta inicial habremos utilizado la mitad para las pastas de piñones y a la mitad que nos queda le añadiremos frutas escarchadas, 
revolvemos bien todo y 
vamos formado unas bolas que por mediación de unas hendiduras las dejamos como unos cubos con un hoyuelo en cada una de sus caras. Van al horno a la misma temperatura que las anteriores y por unos tiempo igual o hasta que vean que tienen bonito color bronceado. 
Este es el resultado final.