martes, 10 de marzo de 2009

Confit con panaderas cocinadas en grasa de pato

En una rustidera de San Ignacio ponemos sobre dos cucharadas de grasa de pato, la que viene en el envasado de los confits, una cama de cebolla y otra de patatas cortadas en discos. Salpimentamos y ponemos por encima un poco de grasa más. Metemos al horno hasta que estén medio hechas ya que los confits vienen para calentar, gratinar y servir.
Una vez las patatas en su punto, ponemos los confits encima y metemos al horno fuerte, 200/220º C por diez minutos y luego un poco más debajo del grill.
Aspecto de los confits, listos para ser servidos en el mismo recipiente que se han cocinado.

3 comentarios:

Evil Preacher dijo...

¡Qué gran invento el confit de canard! Esta receta pienso hacerla a la primera ocasión. Una cosa que me preocupa es que me sobra mucha grasa de las latas, pero supongo que se conservará bien y se podrá usar para muchas otras cosas, como sofritos (las patatas de esta receta deben ser espectaculares).

Apicius dijo...

Hola Evil Preacher:
La verdad que tanto las patatas como la cebolla quedan muy bien conjuntadas con el confit.
Las grasas se pueden congelar a pesar que con el tiempo se degradan y enrancian.
Saludos

Evil Preacher dijo...

No tengo congelador, una grave limitación; tendré que usarla rápidamente hasta que cuente con uno. Gracias por la precisión.