jueves, 25 de junio de 2015

Pechugas de pollo procesadas a baja temperatura, con tres acompañantes.

Preparamos unas pechugas que en su día se procesaron a baja temperatura tal como se puede ver en esta entrada.
Una vez sacadas del frigorífico y sacadas de su bolsa, las ponemos sobre papel absorbente para que recoja los humores que puedan segregar las pechugas, ya que al pasarlas por la sartén con abundante AOVE bien caliente podrían producirse salpicaduras. 
La fritura de las pechugas, lo justo hasta que tomen color dorado, se reservan al calor.
Las salsas que acompañan a estas pechugas son:
Una de ellas un salsa de paté de foie muy sencilla, en un poco crema de leche y si no se quiere aumentar la grasa de la salsa utilizaremos leche descremada, 
Una vez caliente la nata o leche deshacemos el foie, 
le añadimos una copita de oporto y pasamos todo por el fino.
Este es el resultado de esta sabrosa salsa.
Otra de las salsas que también escoltaba a las pechugas esta oficiada a base de pimienta verde y por último unos piquillos confitados.
Aspecto de la pechuga una vez emplatada y acompañada por una de las salsa y pimientos del piquillo.