lunes, 16 de septiembre de 2013

Revuelto de sangrecilla

Hace unos días publiqué una receta de Sangrecilla a la Lionesa o Sangrencilla encebollada, que se puede ver en este enlace. Esta variante que presento hoy, se oficia partiendo de la sangrecilla encebollada, 

A la que añadimos unos huevos batidos y 
 cuando los huevos hayan cuajado, 
 tendremos una preparación muy sabrosa.
La preparación de la sangrecilla muy popular antaño se preparada solamente encebollada, los huevos eran caros y escasos en las casas. Actualmente se oficia muy poco en las casas la sangrecilla.
Código QR

4 comentarios:

Gloria Aleix dijo...

Fantástica! Con o sin huevo está deliciosa! Bss

Viena dijo...

Un revuelto de sangre, vaya pues sí me parece original. Por cierto la sangre que es de vaca?

CUATRO ESPECIAS Por ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

Ahora ya de vuelta del todo a mi trabajo, tras un descanso por lesión en un pié, me atrevo a pedirte algo:
¿me echas una ayuda poniendo el anuncio de mi logo en tu blog durante un mes? es para promocionar el nuevo curso de COCINERO PROFESIONAL, de la Escuela y al final sortearé dos cajas de buen vino blanco y tinto entre todos los que han puesto el logo con el texto en su blog. SÓLO HASTA EL 14 DE OCTUBRE.
Se que si puede, me ayudará, así que miles de gracias por anticipado.
Un abrazo

Apicius Apicio dijo...

Gracias a las tres por la visita y comentarios.
Viena, esta que he utilizado es de vaca, aunque queda muy sabroso también con la de cordero. La de cerdo no se suele ver ya que su sangre se utiliza para morcillas.

Lo Siento mucho Cuatro especias, pero han sido muchas veces que he denegado este tipo de peticiones, muchas de ellas publicidad pura y dura, otras con otros fines, así que no quiero que nadie se sienta molesto porque en su día denegué su requerimiento.La única publicidad que mantengo es la de los patrocinadores del concurso de gastronomía que he convocado hasta el presente. Veremos si este año puedo convocarlo.
La verdad que lo siento.

Que pasen un buen día a pesar del gobierno.
Saludos