viernes, 8 de enero de 2016

Caldo para inapetentes

Este caldo reanimador de inapetentes o para aquellos que han tenido una noche "jaranera" es de primera. 

Vamos a emplear:
Unos garbanzos, 
unos puerros, tomates, cebolla, cabeza de ajos, zanahoria, pimiento choricero, pimiento verde,
una carcasa de pollo, pechuga de pollo, huesos de cañada, punta de jamón y un trozo de carne de morcillo.
Troceamos los vegetales y los saltemos en la olla que vamos a utilizar, con un par de cucharadas de AOVE, 
Ponemos las carnes y huesos. Cubrimos todo el conjunto con agua y comenzamos a cocer a temperatura suave. 
Conforme empieza a cocer, aflorará a la superficie espuma, la iremos quitando con una espumadera o rasera.
Después de unas tres horas o más de cocción, en las cuales iremos reponiendo el líquido evaporado, sacamos las carnes, las troceamos 
y las congelaremos para otras preparaciones, como puede ser un salpicón de carne con verduras, encebollado de carne, con salsa de tomate, etc. etc.
Así mismo los garnazos los guardaremos para una ropa vieja y 
con la verduras, que las pasaremos por el pasa purés 
y posteriormente por el fino, para obtener una crema de verduras deliciosa.
El caldo, después de colarlo, lo dejaremos al sereno, ahora las noches son frías, y en la superficie se nos formara una costra de grasa, 
Esta costa de grasa la iremos quitando, tanto como se pueda,
hasta que la gelatina quede sin grasa, 
Ponemos a cocer este caldo, salaremos al gusto, 
lo clarificaremos, echando un par de claras batidas ligeramente, 
por último colamos, por una estameña o colador de tela. El caldo quedará limpio y de un sabor muy agradable. Para servir se puede echar en cada taza y a gusto del comensal un chorrito de Jerez seco o una yema de huevo.


2 comentarios:

Viena dijo...

Esto es lo que se dice un caldo oficiado a la manera tradicional y con excelencia.
Lástima que ahora no sea apetito lo que necesita el personal, sino todo lo contrario, después de unas fiestas de excesos alimenticios, estamos todos para dieta. Eso sí, un caldito caliente para el frío, estoy segura que es un reconstituyente de algo más que del apetito. Una cura.
Un saludo y gracias por compartir.

Apicius Apicio dijo...

Gracias Viena por la visita y comentario.
Que tenga un buen fin de semana.
Saludos