sábado, 20 de febrero de 2010

Huevos carlistas enriquecidos

Estos huevos carlistas se ofician en casa frecuentemente, es una preparación que me la suelen reclamar los nietos, en esta ocasión y después de algunos años sin hacer ninguna modificación, he incluido un par de ingredientes adicionales, queso y jamón.
El comienzo, freír los huevos con la ayuda de un aro de cocina para que nos queden todo redondos y del mismo tamaño.

Una vez fritos y desposeídos, lo más posible del aceite de la fritura, les he puesto un disco de queso. El queso ha de ser de sabor pronunciado, ya que si es suave su sabor quedará enmascarado y no se apreciará en todo el conjunto.
 Sobre un disco de bechamel extendida sobre el plato, mojado o ligeramente engrasado para que no se pegue, ponemos un disco de jamón, he utilizado de york, como podéis observar, pero si es serrano lo apreciaremos mejor en boca. La próxima vez lo haré con jamón serrano
 Encima del jamón pongo el huevo con su disco de queso. El disco se puede sustituir por unos bastoncillos de queso si os es mas fácil por no tener un corta-pastas redondo.
 Se cubre todo con la bechamel, teniendo cuidado que se una con la que hemos puesto de base.
 Los huevos una vez fría la bechamel y por lo tanto manejable el conjunto, hay que ayudarse con una espátula o un par de tenedores para que no se nos desbaraten, los pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y les damos un chapuzón en aceite bien caliente hasta que nos queden dorados
 El emplatado el que os apetezca, aquí los he puesto sobre un sofrito de pimientos, cebolla y tomate y encima un poquito de salsa de tomate que representa la txapela de los carlistas.
 Cuando se abre la fritura la yema del huevo sale fluida de su interior
Para rebozar los huevos, que para mi es una fase crítica, lo hago de esta manera.
Con el corta-pastas corto la bechamel y con la ayuda de una espátula ligeramente engrasasa pongo el conjunto sobre la harina que tengo en un plato, la parte superior la espolvoreo con la mano.
Continúo y traspaso el huevo a un bol donde tengo el huevo batido y sin tocarlo y por inmersión lo baño y acto seguido lo paso a un plato donde tengo el pan rallado y hago lo mismo que he hecho cuando los he enharinado. Una vez en la sartén ya se pueden manejar con libertad.
Digo todo esto porque la bechamel no hace buenas migas con el aceite y tiende a separarse del huevo que encierra en su interior

5 comentarios:

Glauka dijo...

Dios mío Apicius, qué cosa más deliciosa y fácil de hacer!!! Es usted todo un Maestro de la cocina! Me muero de hambre sólo de mirar las fotos, ay que rico, rico, rico está todo! Una delicia y todo mi agradecimiento por compartir todo esto con nosotros. Un fuerte abrazo desde Sevilla.
Inma

MARIA I. dijo...

Que bueno......que hambre me esta dando

Apicius dijo...

Hola Glauka y Maria I.
Gracias por vuestras palabras y sobre todo por seguir leyéndome.
Saludos

SEFA dijo...

Me paso por tu blog por primera vez, estos huevos me han gustado, asi que me llevo la receta apra probarlos, seguire mirando tus recetas, saludicos.SEFA

Apicius dijo...

Hola SEFA:
Gracias por sus palabras y sobre todo por leerme.
Saludos