viernes, 16 de julio de 2010

Panaderas con cebolla confitada y confit de pato

Para este confit de pato lo primero que pongo en un cazo, con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, una cebolla mediana/grande cortada en aros. Lo pongo sobre el fuego moderado y la confito, aproximadamente un mínimo de 2 horas.
Mientras en una rustidera pongo las patatas cortadas en disco, de manera que cubran el fondo. Las engraso con TpT aceite de oliva y grasa de pato. Las salo ligeramente y las meto en el horno a 180º C.
Cuando han tomado color y toda las patatas están blandas,
les añado en toda su superficie la cebolla confitada y
sobre todo pongo los muslos confitados de pato. Les doy una pasada por el horno a 220º C hasta
que la superficie de los muslos se ponen bronceados como si hubiesen estado de vacaciones en la playa. Servir caliente.
Nota:
La grasa de pato da un sabor especial a las patatas panadera.

3 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Que delicia, ese color "bronce" como dices, y el sabor de la grasa del pato en las patatas, yo siempre guardo la grasa del pato de las latas de confit para estas preparaciones.

sí señor!

Viena dijo...

Sencilla pero con su tiempo justo. Desde mi punto de vista, si están bien hechas, las mejores recetas.
Un abrazo

Apicius dijo...

Hola Futuro Blogeuro y Viena:
Estoy de acuerdo con ambos. La verdad que la grasilla de pata, que viene en las latas de confit, da un toque muy agradable a las patatas panaderas.
La verdad que quedaron muy bien a pesar de la sencillez de la preparación
Saludos